ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  


❝ DIRECTORIOS


❝ AFILIADOS ELITE
Medidas 35x35
Fruit of the poisonous tree
Gothic PrincessObliviate!Bewitch The Mindinferio rpg




❝ AFILIADOS NORMALES AQUI

Comparte | 
 

 Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar

Adele H. Sachs
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 159
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Kyle Lucas Barbary Douglas


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Sáb Mar 30, 2013 9:46 pm

Era una de esas noches. Sachs no quería quedarse en casa. No cuando tenía tantas cosas en la cabeza amenazando con volverla loca si no se despejaba un poco. Para empezar, estaba el asunto de Anthony, su mejor amigo, ocultándole información importante. ¿En qué carajos pensaba para no decirle que tenía novia? Digo, Sachs no era una desconocida, era su, supuestamente, mejor amiga. Ahora bien, era irritante pero la Hudson comenzaba a agradarle un poco, lo cuál ponía en riesgo su papel de mejor amiga indignada.

Por otro lado estaba el asunto de que había reprobado Química analítica, y su profesor estaba comenzando a ser algo pesado al respecto sugiriendo que si no había talento para una asignatura, no había manera de que lograra terminar sus estudios. El muy bastardo... Sachs estuvo a nada de saludarlo con el dedo medio sólo por sugerirlo. Lo que no pudo contener fue la mueca de fastidio, la cual le había valido una deducción de 3 puntos en conducta. Sachs se cuestionaba cuántos puntos le deducirían por llamar imbécil a un profesor mientras lo atravesaba con una jabalina.

Además, debido a la lesión en su muñeca, el profesor de Educación Física le tenía terminantemente prohibido participar en algún deporte, lo cuál le aburría como ostra durante todo el día. Tampoco podía consolarse viendo a sus compañeros jugar, se desesperaba sabiendo que no podía unírseles aunque quisiera. Había intentado pateando un balón de soccer a escondidas, pero la habían descubierto y ahora tenía terminantemente prohibido acercarse al almacén de balones.

Pensó que, siendo fin de semana, se relajaría un poco ayudando a sus padres en el Restaurante pero no fue así. Simplemente la mandaron a su habitación alegando que no podía cocinar ni meserear con una mano enyesada. ¡Caramba! Era una simple fractura, tampoco era como si tuviera todo el cuerpo vendado ni mucho menos la primera vez que terminaba con un vendaje... Y para colmo, su equipo de Soccer había vuelto a perder esa misma tarde, lo cuál había ocasionado que la maldita hormiga le mandara un mensaje al celular burlándose por ello. Realmente estaba jodida. Había intentado leer, pero incluso dar la vuelta a las páginas era incómodo con la mano en ese estado. Si había justicia en este mundo, Bieber debería estar cayéndose en una cloaca en este instante.

Cuando descubrió que el la televisión no había nada interesante que ver, decidió que no podía quedarse encerrada más tiempo, so riesgo de convertirse en una sociópata, una que se encargara de asesinar profesores patanes, rubias tontas y árbitros incompetentes. Afortunadamente se había duchado hacia una hora, por lo cuál sólo quedaba arreglarse y marcarle a Desire para que quedaran. Maquillarse fue una odisea, pero no imposible. Escogió un atuendo simple y casual, tampoco se sentía muy animosa como para vestirse. Peinarse sí que era complicado, tuvo que optar por dejar su cabello suelto. Una vez que estuvo lista, tomó cartera, celular y llaves y bajó para avisarles a sus padres que saldría. Aseguró que volvería pronto, y luego, en vista de que no podía conducir, decidió ser optimista y caminar. Podría haber tomado el transporte público, pero sentía que si no caminaba al menos su cuerpo terminaría por atrofiarse ante la falta de ejercicio.

No tardó mucho en llegar al bar, de hecho, llegó un poco antes de lo acordado. Suspiró mientras se dirigía a la barra. Era noche de karaoke, y algunos adolescentes ya estaban dando alaridos al micrófono. Sachs sonrió. Aún no estaba ebria como para hacer eso. Observó el reloj y decidió que podía empezar con un daiquiri de fresa. Dependiendo de cuánto tardara Desire, tal vez cuando su mejor amiga llegara, Sachs ya estaría a tono como pararse a cantar también.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Desire Levesque
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 600
Ocupación : Estudiante; Actriz

Pareja Real : --


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Dom Mar 31, 2013 9:18 pm

Hermoso fin de semana, admirable fin de semana; era tan jodidamente perfecto que daba lastima el estar encerrada en la maldita tienda de mis difuntos padres, encargándome del bendito inventario. Si, otra vez tenía problemas con los incompetentes de la tienda que no lograban hacer su trabajo decentemente ¿Qué podía hacer para evitarlo? Nada, tenía que trabajar como animal y esperar que todo saliera a la perfección sin morir por un ataque de nervios en el proceso, en definitiva no aguantaría por más tiempo toda esa tontería; algún día, cuando tuviera mi futuro asegurado, cerraría la dichosa tienda sin importar que fuera de la familia. No me encontraba con la actitud plena para dirigir a muchas personas y encargados de otros países, lo mío no era el relacionarme con las demás personas; por eso amaba actuar, el simular ser alguien que no soy era lo mejor que me podía pasar para lograr olvidar la horrible y solitaria realidad. En medio de mis gritos y regaños, el celular empezó a sonar y mas que alegre lo conteste sin demora alguna; era Adele, la cual me salvaba de un día pesado en el trabajo.

Sin demorarme, agarre mis cosas y salí hecha una furia de la tienda sin darle explicación alguna a nadie; si tenían problemas, que los arreglaran ellos solos. Yo ya había hecho lo suficiente como para que dejaran de llorar como los patéticos bebes que eran, a veces me cuestionaba si yo era la jefa y no ellos; puede que me gustara el regañar a la gente y desfogar tantos sentimientos reprimidos, pero tan orgullosa que de verdad no me daba cuenta de ello. Cuando estuve fuera de la tienda, el chofer esperaba con el auto ya preparado para partir; en definitiva tenía que conseguir mi licencia, no podía andar con un escolta por todo Mixtale. Era agradable el que me llevara a todos lados cuando se lo ordenara, lo admito; pero me sentía una inútil en el proceso, me gustaba más valerme por mi misma aunque a veces no lo aparente con mis acciones dependientes y egocéntricas.

El tráfico era un caos, más que obvio para un fin de semana con adolescentes alborotados sedientos de diversión y placer; la hora a la que se supone debía llegar, ya había pasado. Genial, iba tarde para disfrutar un momento amistoso con Adele; eso me hacia enfurecer mucho mas, yo vivía para divertirme y ni eso podía hacer puntualmente. Veía mi celular a cada momento mientras evitaba el empezar a gritar a los conductores que se movieran y dejaran pasar mi coche; no soportaba la presión ni mucho menos el estrés, era una suerte que hubieran personas como mi mejor amiga para comprenderme y no juzgarme como los chismosos paparazis que vivían de los rumores mal intencionados. Al final la situación había agotado mi paciencia, el club quedaba a pocas calles y no me mataría el caminar un poco; me baje del carro y mande a mi chofer a que descansara, entendía que él también tenía una vida. Camine con relativa rapidez mientras ocultaba mi identidad con simples gafas de sol, algo poco usual pero para mí más que favorable; no quería que me molestaran en plena vía pública y me arruinaran el plan que tanto necesitaba para relajarme en totalidad.

Finalmente llegue al lugar acordado y no me fue difícil el ubicar a Adele, la cual ya había empezado a beber; deje mis cosas para que las guardaran con excepción de mi celular y me dirigí hacia ella algo agitada. – Increíble que no me esperaras – le dije en broma mientras me hacía a su lado. – Necesito algo fuerte, ahora – le dije al bar tender con real urgencia y necesidad, necesitaba olvidar ese día tan pesado y la única forma de conseguirlo era con mucho alcohol; si, me podía considerar una alcohólica pero así era más feliz. Al momento llego a mis manos un vaso con liquido en su interior, lo lleve a mi boca y lo bebí de una sola vez; cabe decir que era tequila y vi muy tarde el limón y la sal que acompañarían a la perfección esa bebida; pedí otra ronda y esta vez junte todo para sentir mejor el efecto que me provocaba ese alcohol, no bebía tan a menudo el tequila por lo que era más seguro el hacerlo con el limón y la sal. – Bueno cariño, te lo rugo diviérteme o me pondré a llorar – le dije sonriendo, de verdad necesitaba el desahogarme; solo que por alguna extraña razón no me había fijado con anterioridad en la condición física de mi amiga - ¿Qué te ha pasado? – le cuestione con real preocupación.
Volver arriba Ir abajo

Invitado
Invitado




MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Lun Abr 01, 2013 10:24 am

Los cerdos pueden llegar a volar pero no hay forma humanamente posible de que yo resistiera un solo segundo más sentada en el comedor, no rodeada de mi familia. Por alguna razón mis padres habían salido de sus estudios con la encantadora idea de unirnos un poco más con una cena típica familiar, mi madre había preparado albondigon o al menos lo había intentado porque la extraña mezcla que se encontraba servida difícilmente podía ser comestible; papá había hecho una ensalada, es decir una extraña mezcla de plantas de dudosa procedencia y ahora ambos discutían sobre la fisionomía de los vampiros según diversas culturas y mitos como si fuera la cosa más normal del mundo. Incluso aquel mugroso perro estaba sentado con nosotros, subido sobre una de las sillas del comedor observándonos con interés sin emitir palabra...o ladrido en cualquier caso.
-Cariño, dile a tu padre que la palidez antinatural solo es un estereotipo, deben haber vampiros bronceados.
Abrí la boca para contestar pero mi padre se adelanto.
-Eso seria biologicamente imposible, si estas criaturas estan muertas entonces deben ser pálidas como los muertos.
-No están muertos, son inmortales.
-Pero si algo es inmortal quiere decir que no esta vivo, eso es todo.
En aquel momento habría deseado tener un arma, cualquier arma, para acabar de una vez con aquella tortura.
-No veo porque debemos discutir sobre vampiros en la cena, la comida se va a enfriar-claro que no pensaba comer aquella porquería pero si eso hacia que se callaran...Bien valía la pena.
-Shay tiene razón, hay que dejar a los vampiros, ya pasaron de moda, ahora piensa en una nueva raza, algo así como justicieros sobrenaturales...
Y la charla siguió y siguió.

-Voy al baño-me disculpe cuando ya no pude soportarlo más. Ellos ni siquiera notaron cuando me fuí demasiado ocupados escribiendo en servilletas con los ojos llenos de sueños. Antes de salir no pude evitar mirarlos con ternura y sonreír, puede que fueran un par de locos pero...
Subí las escaleras de dos en dos y me detuve ante el viejo reloj de torre apostado a un lado del pasillos. Era viernes por la noche aun temprano y lo último que se me apetecía era quedarme en casa viendo repeticiones de Desperate Housewives así que me dirigí a mi habitación y abrí las puertas del armario de par en par dispuesta a pasar una buena noche.

Media hora mas tarde estaba lista para salir. Me había tomado mi tiempo para arreglarme algo que rara vez hacia pero hoy estaba de buen humor y me agradaba la idea de hacer algo inesperado, empezaba a aburrirme de la misma rutina diaria. Baje de nuevo para encontrarme con mis padres aun sentados en la mesa del comedor, la comida intacta y las servilletas llenas de garabatos en tinta azul. Tome mi chaqueta del perchero y las llaves del auto pues no tenia animo de caminar.
-Saldré un rato-grito desde la puerta. Como toda respuesta escucho un sonido similar a Uhh-jum antes de las ideas radicales sobre aquella nueva raza de criaturas, aparentemente las llamarian Nefilims. No hubo preguntas acerca de cuando regresaría o con quien iría, nunca había ese tipo de preguntas.

Conduje directo al centro de la ciudad pasando frente a diferentes locales, ninguno llamaba mi atención hasta que pude escuchar los inconfundibles gritos similares a gemidos de animal sufriendo. Eso solo podía significar una cosa. Karaoke. Sonrió ampliamente y estaciono frente al local sintiendo los primeros remances de emoción e mi cuerpo, jamas había ido a un bar de karaoke, ya iba siendo hora que lo intentara. En cuanto entre las olas de emoción, el olor a cigarrillo y las luces bajas y misteriosas me hicieron sentir mas valiente. Me sorprendió ver a Sachs en la barra junto con otra chica del internado y sin dudarlo me dirigí hacia ellas.
-No debería hacerlo pero me sorprende verte aquí Adele, ¿piensas deleitarnos con tu hermosa voz?-digo a modo de saludo. Pero me detengo en seco al ver su aspecto deplorable, probablemente empeorado bajo el efecto de las luces estrogoscopicas. Mi boca se convierte en una fina linea y en mi interior bulle la ira asesina.
-¿Quien te hizo esto? Los voy a matar, ¿quien te hizo esto?-suelto con cólera a penas contenida. Una vez me enterara...los malditos que le hubieran hecho daño a Adele la iban a pasar muy mal, yo me aseguraría de eso.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Adele H. Sachs
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 159
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Kyle Lucas Barbary Douglas


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Mar Abr 02, 2013 1:16 pm

Apenas se había terminado un daiquiri cuando Desire llegó. Sonrió lacónicamente Siempre puedo beber a la par contigo espetó mientras pedía un Sex on the beach. Generalmente Adele no solía beber, pero, habiendo crecido en un entorno restaurantero, el alcohol no le afectaba tanto como al resto de las personas. Y a decir verdad, prefería beber cócteles a tragos cortos, como el que Desire acababa de beberse en un suspiro. Sachs había estado a punto de advertirle que debía irse con tiento tratándose de tequila, pero al ver el rostro de su amiga comprendió que lo necesitaba. El ritmo de vida de Desire, aún cuando no lo pareciera, podía llegar a ser bastante pesado. Para quienes no la conocían bien, Desire era simplemente una típica niña rica, algo exagerada en sus reacciones, sin padres y por lo tanto sin nadie ante quien responder. La verdad era muy diferente. Si bien que no le gustara la responsabilidad que le había caído encima tras la muerte de sus padres,Desire lidiaba con ella bastante bien.

Miró de reojo que su amiga iba por su segundo trago, esta vez dedicándole toda la atención debida agregando el limón y la sal. Algo le decía que entre su depresión y el estrés acumulado de su amiga, la noche sería larga, muy larga. Estaba por comenzar a contarle cualquier cosa hilarante cuando ella preguntó sobre su herida. Suspiró. Odiaba la parte en la que tenía que explicarlo, porque había sido por una razón bastante tonta. Carraspeó nerviosa mientras removía su cóctel con la pajilla. Bueno, esto... de hecho tiene una historia graciosa... se obligó a sonreír mientras tomaba la cereza de su cóctel y se la comía para ganar tiempo. Más que tiempo que arriesgaba a ganarse un zape por parte de Desire por no decirlo más rápido, pero es que era algo bastante vergonzoso. Entonces escuchó una voz conocida y su sonrisa se volvió de alivio por un momento ante la interrupción de Shay. Alivio que se evaporó cuando ella también preguntó por su muñeca vendada. Genial, ahora tenía audiencia. Suspiró otra vez sabiendo que no la dejarían hasta que contara la verdad.

Pues... básicamente la herida me la causé yo misma, así que no hay que matar a nadie Shay, tal vez a mí por distraída. sugirió en un pobre intento de broma. Sólo digamos que por evitar que alguien más cayera escaleras abajo caí con todo mi peso y el de esa... persona... sobre mi muñeca. tuvo que reunir todas su fuerza de voluntad para llamar persona al maldito ente rubio, aunque tenía una lista de apelativos más adecuados para ella. En realidad ya estoy casi bien, sólo tendré que pasar unas dos o tres semanas con esto puesto. estuvo por agregar "sin jugar soccer ni nada por el estilo, sin poder cocinar, sin poder conducir y sin poder romperle la cara a nadie" pero decidió que justo a eso había venido al bar. A olvidarse de todos esos motivos que le fastidiaban la existencia en ese momento. Notó entonces que Shay y Desire no se hablaban. ¿No se conocen, cierto? Ella es Shay Wiles, también va al Instituto. Shay, te presento a Desire Le dio un trago a su cóctel mientras ellas se presentaban. Bueno, ¿soy yo o también Shay necesita un trago? preguntó al tiempo que acercaba otro banco a la barra, justo a su lado, para que se sentara con ellas. Reparó entonces en lo otro que había dicho Shay y sonrió. Tal vez cuando esté lo suficientemente ebria vaya a cantar al karaoke... ¿Qué canción deberíamos elegir? Porque de antemano les informo que no pienso pararme yo sola a hacer el ridículo. su Sex on the beach parecía haberse volatilizado. Eso era injusto. Aprovechó que Shay pedía algo en ese momento, y ya que Desire le había antojado un tequila, pidió un tequila sunrise para ella.

Asi que... ¿nos pondremos ebrias esta noche? Ya saben, noche de chicas... Desire olvida sus problemas, Shay los suyos, yo los míos... mezcló el tequila sunrise para que no supiera simplemente a granadina y comenzó a beberlo. ¿Saben que los cócteles en este bar son jodidamente deliciosos? le dio un sorbo a su Tequila sunrise como para corroborarlo y sonrió beatíficamente. Sí, el profesor de química, la Bieber, y todas las personas que gustaban de fastidiarle, podían irse a la mierda. Aún existían barman en el mundo. E incluso para ser Mixtale, había una amplia gama de cócteles. Cuando era niña mi padre no me dejaba probar más alcohol que no fuera vino, y claro, sólo si éste maridaba con los alimentos. no era algo que le molestara, en cierto modo agradecía esa educación forzosa por parte de sus progenitores para educar a su paladar. Así que cuando cumplí 13 años y ya era capaz de recitarle con qué maridar y con que no los alimentos, él me dejó probar otros licores. Debo admitir que no me gustan los tragos cortos. Pero tratándose de cócteles... mencionó mientras se terminaba su Tequila sunrise. Comenzaba a sentirse a gusto, además ahora estaba con Desire y Shay. Y esta última le hacía sentir protegida, así que decidió relajarse un poco más. ¿Qué tal su día? les preguntó en general mientras pedía un Cosmopolitan para cada una. Sabía que como apenas se acababan de conocer, tal vez sus dos amigas se sintieran cohibidas, pero también sabía que nada como el alcohol para romper el hielo, y que después de un rato, las dos estarían platicando como viejas amigas.

Sachs observó reflexivamente su Cosmopolitan. Mezclar tantos diferentes tipos de alcohol en sus sistema no era la mejor idea que hubiera tenido, y seguro lo pagaría con creces al día siguiente con una resaca épica, pero en verdad estaba deprimida y decidió ser un poco irresponsable al respecto, al menos por esa noche. Aunque, por otro lado, comenzaba a darle hambre, así que pidió la carta para pedir algo de comer. Frunció el ceño al notar que la mayoría de los platillos estaban elaborados a base de pescados y mariscos, los cuáles Sachs odiaba. Optó por empezar por una hamburguesa a la parrilla y papas fritas, que era algo que no acostumbraba a comer muy seguido pero a lo que se declaraba adicta. ¿Ustedes no quieren comer nada? inquirió pasándoles el menú. Comer ayudaría a sentarle el estómago, lo cual se traducía en poder beber durante más tiempo.

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
avatar

Desire Levesque
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 600
Ocupación : Estudiante; Actriz

Pareja Real : --


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Dom Abr 07, 2013 1:40 pm

Le regale una sonrisa por su primer comentario, sabía que con ella lograba parrandear a lo grande por nuestro parecido; aunque obviamente estaba la diferencia de que yo me consideraba una persona más rebelde y frustrante que Adele, y ella lograba ser agradable y tierna casi siempre. A decir verdad, con lo único que yo consideraba que nos parecíamos fielmente, era el divertirnos sin importar que; por eso la quería de sobremanera, era la hermana que siempre quise pero que nunca tuve. Enarque una ceja ante la demora de la respuesta a mi pregunta – Adele, no soy para nada paciente- comenté como amenaza, me encontraba con ansiedad debido al trabajo y no soportaría el que Adele evadiera de tal forma mi cuestión; estaba acostumbrada a la prontitud y ni eso se lo perdonaría a mi mejor amiga, lastimosamente mi trato era similar con todos pero obviamente se veía mi preferencia hacia ciertas personas interesantes con la cuales me llevaba mejor.


Vi llegar a otro chica, en definitiva no la conocía de ninguna parte; pero parecía saber quién era Adele y la conocía muy bien a mi parecer. Abrí mis ojos ante la actitud de la nueva, tan agresiva por una herida y tan vengativa a causa de Adele que juraba muerte a la persona que le causo el daño; el pensamiento de que alguien la había herido nunca paso por mi cabeza, por lo que al escuchar los comentarios de la castaña, logre sentir parte de ese sentimiento de odio combinado con la preocupación. No me importo en absoluto quien era la nueva, lo más importante era Adele y su pequeña historia; la educación no se veía presente en la conversación y poco me interesaba el presentarme después de un día agitado. - Serás tonta – comente con cariño para luego besar la frente de Adele y beber otro tequila; así era ella, tan generosa y buena persona que no me sorprendía el que se lastimara para salvar a alguien más. – Bueno, llámame si necesitas algo; mi chofer estará a tu disposición si quieres ir a algún lado, pide y se te dará cariño – era lo menos que podía hacer por ella, además, era mi mejor amiga por lo que no me molestaba el compartir mis pertenencias; era lo único que podía hacer, con mi apretado horario se me haría difícil el poder visitarla regularmente y pasar tiempo con ella mientras se recuperaba.


Cuando presento a Shay, solo atine a levantar la pequeña copa hacia ella y no decir nada; si era amiga de Adele debía ser una persona de agrado, aun no lo decidía. No la conocía desafortunadamente, no la había visto en el internado por más raro que pareciera; pero el lugar era inmenso, no podía estar atenta a todos los estudiantes que allí se albergaban. – Yo creo que necesita relajarse – la mirada de Shay era estremecedora, debía ser una bestia si alguien le caía mal; suponía debía ser una persona que cuida de los suyos sin importar que, sería como un arma letal en cualquier momento. – Solo deja que me tome doce más de estos y con gusto cantare – le dije señalando el tequila que estaba sobre la barra, la botella estaba sobre esta y a mi entera disposición. Lo mío no era cantar, lo había intentado en el pasado pero las únicas canciones que había hecho eran tan suaves y lentas que entristecían a decir verdad; no lo hacía mal pero no me destacaba en lo absoluto, fue una etapa para encontrar mi profesión y lo que había elegido al final era la actuación dejando el canto en el olvido.


Asentí vívidamente ante su pregunta de ponernos ebrias, a fin de cuentas ese estado era cuando más feliz me encontrada; sin contar cuando actuaba. – Si son deliciosos, solo espero que llegues a tu casa en un estado decente y tus padres no te impidan dejarte salir conmigo otra vez – bromee, obviamente ella podía tomar tanto como quisiera; lo que me preocupaba era cuando todo acabara y cada quien se esforzara de sobremanera en buscar sus hogares sin problema alguno, eso era una proeza en cada noche de fiesta. Suspire con pesar y con lastima ante su pregunta – Fue un asco, despediré a todos los trabajadores, así me evitare tanto dolor de cabeza – no era un comentario amigable pero si no servían como vendedores no los necesitaba en la tienda, yo hacía más que todos ellos juntos en una semana– Tampoco me han dado trabajo, parece que ya no soy la sensación; lo único bueno es venir a beber con ustedes, puede que con tanto alcohol logre olvidar todo – me quejaba como una anciana, pero el estrés me volvía loca; no era una persona paciente y no soportaba las equivocaciones, quería perfección y así me habían educado satisfactoriamente. Me gustaba contarle mis pesares a Adele, ella era tan hermosa que no me importaba el comentarle mi vida privada; sabía que a veces lograba ser un total fastidio con mis problemas pero necesitaba desahogarme y la mejor opción era ella, solo podía hablar sin detenerme con Adele.


- No tengo hambre, gracias – la verdad hace poco había dejado de comer regularmente, no me abría el apetito y no me apetecía el ingerir alimentos; además no podía descuidar mi figura por los trabajos y no hace tiempo no salía a correr como lo solía hacer, todo era un caos y no podía manejarlo. La única solución que veía viable era el dejar de comer y preocuparme por lo relevante como el negocio familiar e intentar buscar una nueva película innovadora; a este paso me enfermaría en cualquier momento y eso no me importaba nada. – Dime Adele ¿Cómo están tus padres?- le pregunte por educación y porque de verdad me interesaba el saber cómo se encontraban sus familiares.
Volver arriba Ir abajo

Invitado
Invitado




MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Dom Abr 28, 2013 1:44 pm

Pongo los ojos en blanco pero no puedo evitar una ligera sonrisa, usualmente tiendo a reaccionar muy sobreprotectoramente cuando se trata de Adele, a diferencia de Rebeca que podía asesinar a alguien con su dedo meñique Sachs me daba la impresión de ser una muñequita a pesar de que su carácter no era para nada por el estilo. En realidad no había una verdadera razón para preocuparme tanto por ella, era lo suficientemente lista para no meterse en problemas innecesarios, lo suficientemente valiente como para enfrentarse a cualquier cosa y lo suficiente cabezota para no desistir nunca. Ligeramente le despeino el cabello con ternura.
-Me has preocupado, tienes suerte de no llevarlo mucho tiempo, imagino que te arrancaras el cabello si no puede jugar por un mes-comento visiblemente mas tranquila ahora que el tema se ha aclarado.

Examino a la chica que acompaña a Adele, se me hace familiar, creo haberla visto en la fiesta de Halloween pero la verdad es que no estoy muy segura, probablemente debió estar en entre la multitud. Le dedico una media sonrisa antes de llamar al camarero, ella tenia razón, no iba a subir a cantar sin la ayuda de un par de bebidas encima. Yo no me llamaría a mi misma una cantante, de hecho unidamente deleitaba a mis implementos del baño con mi melodiosa voz pero aquello era un karaoke y la verdad es que no creía ser peor que la chica que estaba cantando en aquel momento.
-Estoy dispuesta a lo que se les ocurra mientras el camarero mantenga mi vaso lleno, tu eres la experta en música aquí, ¿que se te ocurre Sachs?

La chica-Desire-empezó a descargarse, su semana parecía haber sido pésima y no la culpaba por querer emborracharse hasta perder la conciencia. Yo también quería hacerlo en cierto punto pero me recordé que debía regresar a casa así que decidí moderarme con los tragos, por suerte siempre había tenido una buena resistencia al alcohol. Pero Adele estaba en lo cierto, los tragos allí eran buenos y termine llamando al camarero para que me trajera tres mezclas diferentes con intención de olvidarme completamente de lo jodida que era la vida. Al demonio, para eso sirve el metro me digo mientras me tomo de un trago uno de los cócteles que baja por mi garganta en una mezcla de fuego y fruta tropical. Estaba de acuerdo con mi amiga, los tragos cortos eran mejores para emborracharse pero tenia toda la noche así que los cócteles no estaban tan mal por el momento.

-Yo también paso, aunque definitivamente necesito otro mojito-digo en dirección al camarero que rápidamente vuelve a servirme. Le sonrió con suficiencia y jugueteo con los cubos de hielo flotando en mi vaso. La música, las luces y también el alcohol resultan un poco mareantes, o quízas se deba a que ingerí tantos tipos diferentes de alcohol en menos de media hora, eso también tendría sentido. Empiezo a sentir algo, de nuevo esos curiosos destellos por lo que carraspeo y centro mi atención en las chicas, no estaba de humor para esos estúpidos espejismos en aquel momento.
-Mientras deciden con que canción pasaremos a hacer el ridículo, ¿que les parece bailar un rato?-digo señalando hacia la pista. Necesitaba moverme, estirar las piernas, perderme un rato de la aburrida realidad y fingir que era otra persona, era así como me sentía cuando bailaba.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Adele H. Sachs
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 159
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Kyle Lucas Barbary Douglas


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Dom Mayo 12, 2013 9:20 pm

La hamburguesa esrtuvo lista casi de inmediato porque la mayoría de la gente iba a embriagarse, no a comer. Adele les ofreció patatas fritas a sus amigas mientras mordía satisfactoriamente su hamburguesa. El sabor de los pepinillos, la cebolla y la catsup le dieron la bienvenida antes de que probara la carne. Estaba tan deliciosa que supo de inmediato que pediría otra. Masticó el pedazo de hamburguesa que tenía en la boca lo más rápido que pudo para responderle a Desi Mis padres están bien, gracias. respondió incómoda, ya que no era una pregunta a la que protocolariamente pudiera añadir un "¿Y los tuyos?"... No tratándose de Desi. En lugar de eso agregó Descuida... no tomaré mucho. que quisiera embriagarse era sólo una expresión. En realidad no le gustaba hacerlo. La gente solía hacer el ridículo cuando lo hacía, además de que, como buena deportista, Sachs procuraba mantenerse dentro de sus límites. Quién sabe, tal vez algún día necesitaría que su historial juvenil no incluyera escándalos sobre borracheras.

La pregunta de Shay la tomó desprevenida. Se encogió de hombros. Básicamente yo sólo me paro frente al karaoke y canto el tema que esté reproduciéndose...el punto es divertirse... y es más divertido si es una canción al azar ¿No creen? se terminó su hamburguesa y comenzó a comerse sus papas. Para el hueco insaciable de su estómago eso era apenas un pequeño bocadillo. Estaba por ordenar su próxima hamburguesa cuando Shay propuso bailar. Sachs sonrió disculpándose mientras levantaba su brazo enyesado. Yo paso, pero ustedes pueden ir a bailar mientras yo como... se sentía culpable y realmente quería bailar, pero hacerlo con el brazo así no le parecía buena idea. A cambio de no bailar con ustedes... les compraré una botella de tequila... sugirió conciliadoramente mientras la pedía. [color=dodgerblue]Y cuando estén lo suficientemente tomadas, podremos cantar tranquilamente.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Desire Levesque
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 600
Ocupación : Estudiante; Actriz

Pareja Real : --


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Jue Mayo 16, 2013 11:54 pm

Me placía el saber que la familia de Adele estaba bien y que no se metería en problemas esta noche, al menos alguien seria modesta; en cambio yo, ya tenía planeado el no despertar y ser un total fastidio esa noche al representar a una loca borracha sin control alguno. No pude evitar reírme por varios comentarios hechos por las dos, al parecer el alcohol ya empezaba a hacer efecto y mi entendimiento se iba perdiendo poco a poco; lo bueno del alcohol conmigo es que por más que tomaba, el efecto seguía siendo igual de efectivo, preciso y rápido.

-Yo me uno, con tal de perder la cordura lo más pronto posible – lo mío no era el baile, no porque bailara mal sino porque no era mi pasión natural como el actuar; pero tenía que admitir que el moverse sensualmente para llamar la atención de una posible presa, era más que divertido. Pero con novio, mis probabilidades e atraer a alguien conscientemente serian nulas; me consideraba muy fiel pero aún no lo había intentado bajo las influencias del alcohol – Solo con la condición de que no me dejen ir con algún imbécil o besar a alguien – nadie sabía de mi relación, ni Adele estaba al tanto; era mi vida privada y el secreto más preciado que tenía por el momento – Ya sabes Adele, soy una loca cuando estoy borracha – al menos sabía que mi mejor amiga estaría al tanto si me tenía a la vista, y junto a Shay, lo más probable es que nos cuidáramos mutuamente… o eso pensaba.

- Eres un amor – le dije a Adele para luego besar su frente agradeciendo el gran regalo alcohólico y sin oponerme a la idea del canto, lo haría a fin de cuentas; si eso era lo único que podía hacer con Adele sin que la lastimara o impidiera por su brazo, lo haría solo para divertirnos en grupo. -¿Lista? – pregunte a Shay para luego guiñarle el ojo, a lo mejor con ella pasaría un buen rato mientras la conocía un poco más. Sin esperar más, deje el alcohol atrás y me dirigí hacia el centro de la pista del baile; por el momento sonaba una canción pegajosa que estaba alcanzando su final, solo llegue para moverme un poco para acto seguido esperar a que comenzara una nueva atención siendo observada por más de una persona pero sin llamar mi atención en lo más mínimo.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Secrets RPG
The Mind / Admin. Fundador


Mensajes : 186


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   Vie Sep 06, 2013 10:00 pm




Abandonado x

Para mas detalles ver aquí.
Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado





MensajeTema: Re: Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)   

Volver arriba Ir abajo
 

Viernes de chicas, noche de Karaoke... (Desire y libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Un "divertido" viernes en la noche [Libre. Marceline Abadeer]
» Noche de karaoke -(varias parejas)
» Noche de Karaoke *o*
» La calentura de una sola noche. +18 (Privado Myrna y Atsuko)
» Historias de la noche

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Secrets! RPG  :: 
▲ Mixtale City
 :: 
❝ Club Nocturno
-