ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  


❝ DIRECTORIOS


❝ AFILIADOS ELITE
Medidas 35x35
Fruit of the poisonous tree
Gothic PrincessObliviate!Bewitch The Mindinferio rpg




❝ AFILIADOS NORMALES AQUI

Comparte | 
 

 Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar

Sounte J. Sakinoba
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 394
Ocupación : En coma(?)

Pareja Real : No tuvo pareja.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Dom Mayo 26, 2013 3:05 pm


Día nublado. No llueve, pero tampoco hay nieve.
Hace frío, hay que ir abrigados.
En un banco por la entrada del Hospital.


Sentía que su cuerpo reaccionaba poco a poco a los estímulos que los médicos le hacían. Había comenzado a ir a rehabilitación, para volver a tener movilidad en las articulaciones y que éstas volviesen a funcionar con normalidad. Como antaño. Deseaba poder correr calle abajo, o arriba, o a cualquier costado, e investigar por su cuenta. Estaba desesperado por largarse de ahí y volver a su lugar, a su Hogwarts, a su casa, a aquellos lugares donde había magia y cosas moviéndose sin explicación. Lo que le habían ido contando, tanto médicos, enfermeros o como aquellos a los que había considerado amigos en un ya lejano pasado, sentía como que no era real. "¿Y si sigo soñando en un mundo que no existe?" Se preguntaba, ya que no le encontraba lógica. Él creía que su propia vida estaba detenida mientras dormía y que todo lo que estaba pasando ahora era fruto de su imaginación. Había estado noches sin dormir y, quizás por ello, ahora estaba en un completo y profundo sueño del que terminaría despertándose y sintiéndose aliviado de volver a su lugar correspondiente.

-Doctor, ¿cómo voy? ¿Cree que podré recuperarme?- Era lo que le importaba y lo que preguntaba cada día después de hacer ejercicios con las piernas y los brazos. Seguía hablando mal, ponía más entonación a sus palabras, o vocales pronunciadas, para que se le entendiese. Cada día tenía a una persona al lado de su cama que le daba conversación y que le ayudaba a vocalizar como era debido y a que no se olvidase de hablar. Más de una vez mandó a tomar por saco a esa persona y se quedaba callado pero aquél seguía insistiendo una y otra vez en que hablase y Matt, o Sounte por ahora, terminaba cayendo en la trampa de la palabra. ¿Por qué? Su afán por encontrar respuesta a sus preguntas lo empujaba a hablar como si no pudiese detenerse. Y aunque le cambiasen de tema, él quería volver a lo que a él le preocupaba.

Los días pasaban en el hospital, con pruebas y más pruebas, rehabilitación, palabras vanas que se quedaban en nada... -¿No podemos ir fuera? Aún no he visto lo que hay fuera...- Preguntaba con lamento. Su acompañante asignado estaba atado de pies y manos, no literal, y tenía que preguntar a los médicos si era posible y siempre le daba largas, cambiándole de tema. Pero aquel día el médico entró a su habitación, donde él estaba sentado en la cama y viendo la tele, mientras su acompañante leía un libro en voz alta. -Doctor, ¿de verdad que no puedo ir fuera? ¿No me iría bien algo de aire fresco? Estar aquí dentro tanto tiempo no debe ser sano...- Le dijo y el médico aceptó, interpretando sus palabras con cierto retraso al no entenderlo, pero sólo por ese día siempre y cuando su acompañante estuviese de acuerdo, que lo estaba. Le acercaron una silla de ruedas y los enfermeros de turno los ayudaron a que pasase de la cama a la silla y ahí el acompañante tomó parte responsable, pues él sería el que dirigiría la silla de un lado para otro. Le pusieron a Matt una manta en las piernas y una chaqueta por la espalda, la cual ataron para que no pasase ni cogiese frío por el pecho, y el acompañante lo llevó hasta la entrada del hospital.

-¿Qué te parece? ¿Te gusta el clima frío, Sounte?- Matt asentía, al final cogería el rol de llamarse a él mismo Sounte y no Matt. Miraba a todos lados. -¿Qué día es hoy?- Preguntó y volvió a preguntar cuando su acompañante no le respondía. -Estamos a noviembre.- Le comentó, sin decirle día exacto. "¿Y la nieve?" Miraba a todos los lados mientras lo dirigían a un banco de madera. -¿Por qué no hay nieve? ¿No ha nevado? Hogsmeade ya estará nevado...- Dijo hundiéndose en la silla y cabizbajo. -¿Hogs... qué? ¿Quieres algo para beber caliente? ¿Quieres chocolate deshecho?- Asintió con la cabeza, incapaz de levantarla por la decepción. Quería notar la nieve en sus manos, sentir que algo era real en ese aquí y ahora.

El acompañante se marchó en busca de la bebida y Matt se quedó mirando al suelo de los árboles, húmeda tierra. Suspiró y alguien le cogió por detrás, lo giró, dio un par de pasos hacia atrás y lo empujó con fuerza. Matt chilló, presa del pánico. -No, no, no, no. ¿¡Qué hace!?- Gritaba mientras iba hacia delante y buscaba a la persona que lo había impulsado. Sentía risas de fondo, oía que alguien se reía. ¿De su precaria situación? ¿De cómo hablaba? Matt no sabía de qué.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Lyanna Dwight
Beautiful Creatures


Mensajes : 117
Ocupación : ....

Pareja Real : Ethan Wate


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Mar Mayo 28, 2013 11:35 am

El terremoto era algo que mal que bien, había terminado por afectarnos a todos. En este caso, John, amigo del tío Will y mis padres, había resultado herido cuando un árbol le cayó encima dislocándole un par de costillas y una pierna. Había sido una suerte que no le perforaran los pulmones, o al menos eso insistían en afirmar los médicos. Por el momento tendría que estar en el hospital un buen rato. No era como si pudiera valerse por sí mismo, y aunque tío Will le había ofrecido irse a vivir con nosotros el médico advirtió que era mejor dejarlo en reposo. Por lo tanto, llevábamos ya varias semanas altenándonos entre Alice, tío Will y yo para ir a visitarlo y tratar de hacer más amena su estancia, leyéndole algún libro o conversando con él. Tenía buenos recuerdos sobre John, era la clase de adulto que siempre tiene dulces en los bolsillos y algo divertido que decir. Era por eso que no me molestaba ir a visitarlo, él siempre había sido bueno con Alice y conmigo y era un buen momento para retribuírselo.

El día había amanecido frío, así que había aprovechado para llevarle una manta extra. El hospital estaba saturado de heridos y la enfermera comentó que ya casi no tenían mantas para todos los enfermos. Esperaba de corazón que tío John pudiera salir pronto. El olor a antiséptico era capaz de deprimir a cualquiera. Él conservaba su optimismo, pero ya que no podía salir de su habitación por prescripciones del médico, me pregunté cuánto tardaría en hartarse de estar encerrado y recostado en una cama. Tío Will apareció por la puerta para relevarme y tras despedirme de ambos, salí al tiempo que me arrebujaba en mi bufanda azul. Me detuve un momento en la entrada del hospital para observar el cielo. Estaba nublado y eso me agradaba. Cerré los ojos por un minuto para aspirar el aire fresco, me sentaba bien luego de casi seis horas en medio del olor a antiséptico y medicamentos. El sonido de risas demasiado ruidosas me obligó a abrir los ojos otra vez. Cerca de ahí, un grupito de practicantes parecían estar pasando un momento muy divertido con uno de los pacientes. Irónico considerando la cantidad de trabajo que había por hacer dentro del hospital. Un par de enfermeras fruncieron el ceño con reprobación al pasar junto a ellos. Me encogí de hombros. Eran unos completos idiotas pero no eran problema mío. Enterré mis manos en los bolsillos de mi abrigo antes de que se congelaran y me dispuse a irme.

Einstein dijo una vez que "Sólo hay dos cosas infinitas: El Universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera". Albert había sido una gran mente, era una lástima que personas con su genio ya no existieran y los idiotas persistieran. Suspiré. Uno habría pensado que venir al hospital significaba entrar en un terreno más o menos neutral. Al menos la mayoría de los que ahí se encontraban eran personas comprometidas con su profesión y con un cerebro bastante respetable. Y los pacientes solían estar más ocupados con sus propias enfermedades, aunque no podía culparlos de ser egoístas. Cada quién cargaba su propia cruz, y la desgracia aquí confería un derecho a la impunidad, se suponía que nadie venía a molestar a los enfermos. Se suponía... después de todo, siempre aparecían idiotas que venían a confirmar los axiomas establecidos por los genios. Fue así que el paciente que estaba con los practicantes decidió que sería divertido ver como otro paciente en silla de ruedas se deslizaba cuesta abajo, todo porque algún otro idiota había diseñado el hospital para que estuviera en pendiente, no demasiado pronunciada, pero si lo suficiente como para que adquiriera una velocidad peligrosa. Maldije al ver que nadie se movía y eche a correr detrás de la silla de ruedas ¿qué demonios tenía ese imbécil en la cabeza además de un agujero negro? las risas de los practicantes se cortaron en seco cuando notaron que la cosa no tenía nada de divertido. Merecían un premio Nobel por darse cuenta.

El abrigo me estorbaba para correr así que desabroché los botones y lo dejé ondear detrás de mí mientras el aire frío golpeaba mis pulmones cada vez que inhalaba. Incrementé la velocidad al ver que había una pared frente a nosotros. Alcancé a detener la silla justo a tiempo, aunque al hacerlo se tambaleó peligrosamente. Coloqué el freno para que no siguiera rodando y me acerqué al paciente para ver cómo estaba. Me sorprendió ver a un chico más o menos de mi edad. ¿Estás bien? pregunté con la voz entrecortada mientras intentaba recuperar el aliento. Necesitaba hacerlo para poder regresar y golpear al que lo había empujado. Evidentemente no estaba demasiado enfermo si podía hacer bromas así.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Sounte J. Sakinoba
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 394
Ocupación : En coma(?)

Pareja Real : No tuvo pareja.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Jue Mayo 30, 2013 6:37 pm


El pánico hizo acto de presencia en todo su cuerpo. Si estaba mejorando con la rehabilitación, aquel acto hizo que sintiese todas sus extremidades paralíticas. Por primera vez, desde que se despertó, sintió ganas de que los padres de Angel lo deberían haber matado y no estaría ahí, sufriendo, en una silla de ruedas en un lugar que no parecía nada de lo que él había visto hasta entonces. No era la primera vez que se preguntaba, días atrás, que si era un lugar alejado para que no pudiesen dar con él y lo matasen de verdad. Era un pensamiento que lo ayudaba a relajarse, a sentirse cálido por dentro, pero, en ese momento, debería haber desaparecido. Necesitaba la capa de invisibilidad para aquello o la varita y poder desaparecerse de un lugar a otro.

Los pensamientos le iban rápidos, al son de la silla de ruedas cayendo calle abajo. Se sujetó fuertemente a los costados de la silla pero después, instintivamente, colocó las manos en las ruedas, intentando detener el movimiento que tenían. Las manos comenzaban a quemarle ante la rozadura. En breve comenzaría a salirle sangre de las manos y a creársele heridas y cicatrices por ello. -¡Ah, ah, ah!- Chillaba para que alguien le socorriese. Debía, alguien, detener la silla. Si simplemente detuviese la silla, le pusiese los frenos y se fuese, él ya estaría contento y alegre. Morir de aquella forma era... era... pobre. Tanto de suceso como de organización como de lo que fuese. No debería morir así. No era posible. Cerró los ojos y soltó las ruedas, dejándolas a su libre velocidad, mientras se cogía a los costados de la silla. Si debía morir, moriría sin chillar de nuevo y con el rostro sereno aunque le diese miedo.

Sabía que no tenía la varita pero conjuraba, o intentaba hacerlo con su mente, el hechizo para crear una pared como de goma, que lo pudiese detener sin sufrir daño pero algo lo frenó. -¿Ha funcionado?- Abrió los ojos poco a poco hasta que se le hicieron enormes. Pestañeaba, no creyendo lo que acababa de pasar. -¿En serio ha funcionado el hechizo?- La sorpresa que sentía le hacía volver a creer de nuevo en la magia, aquella gran desconocida y que lo había abandonado en ese mismo lugar desde que se despertó. Pero su ilusión por recobrar la magia se desvaneció escuchando las palabras de quien había detenido su descenso. -Em... esto...- Su voz se apagó. "¿No ha funcionado?" Le estaban entrando ganas de romper algo, lo que fuese, de deshacerse de la furia que comenzaba a sentir. Estaba tan sensible ante los grandes cambios... Le molestaba no poder usar la magia, que ésta no le hiciese caso. -Sí... Creo... Gracias.- Agradeció desganado. -¿Quién eres? ¿Por qué me paraste? ¿Qué ha pasado?- La última pregunta le salió sin querer. No iba para la persona que lo detuvo, si no que era una pregunta que se hacía a él mismo.

Recuerda:
 

Volver arriba Ir abajo
avatar

Lyanna Dwight
Beautiful Creatures


Mensajes : 117
Ocupación : ....

Pareja Real : Ethan Wate


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Dom Jun 02, 2013 4:04 pm

Su rostro denotaba alivio pero también algo parecido a la decepción. Era difícil entender lo que decía, básicamente sólo le entendía las vocales que pronunciaba. Dijo algo que sonó como ¿a-uioao-e-Eio? Era casi como intentar descifrar los balbuceos de un bebé… podría ser… ¿ha fusionado el erizo? No, eso no tenía sentido… tal vez algo sobre un perrito, o un herido… mil posibilidades sobre lo que pudo haber dicho y yo comenzaba a frustrarme. La paciencia no era una de mis cualidades. Inhalé para calmarme y observé a lo lejos a los practicantes siendo regañados por un doctor. Malditos aprovechados, meterse con alguien que padecía de sus facultades mentales… definitivo, el imbécil que lo había aventado tendría que ser internado cuando terminara de destrozarle el rostro con un tanque de oxígeno. Observé al chico frente a mí con curiosidad al ver que seguía hablando, o tratando de hacerlo. I-eo-aia… quise ser optimista y pensar que me daba las gracias, aun cuando su tono de voz no sonaba precisamente agradecido. Sonreí irónicamente. De nada, supongo… eso me ganaba por meterme en problemas que no eran míos. Tampoco era que esperara ser tratada como una heroína, pero habría esperado un poco de agradecimiento al menos por su parte. Me levanté para largarme y dejarlo a su suerte cuando recordé que ajeno a todo, él estaba enfermo. Tal vez por eso su voz era apática.

La consternación se pintó en mi rostro. Te llevaré de regreso ¿vale? no quería comenzar a confundirme, definitivamente lo mejor que podía hacer era llevarlo de regreso y simplemente irme como si esto no hubiera pasado. Pero él siguió hablando, y realmente parecía ávido de información, y aunque no entendí muy bien las preguntas pude saber que lo eran por el tono en que las expresó. Suspiré. En definitiva debía de estar muy necesitado de información o muy aburrido como para que se le ocurriera preguntarle a la primera persona que veía. Paciencia, sé paciente… repetí interiormente. ¿Ie ee? ¿o-e-eaae? ¿e-a-aao? Esto era como jugar al ahorcado… y entonces se me ocurrió algo. Abrí mi mochila y extraje un bolígrafo y mi libreta. Era una suerte que siempre cargara con ellos, ya que a cada minuto quería plasmar mis pensamientos en el papel. Era un viejo hábito que sentía demasiado familiar, más allá de algo que había hecho desde siempre. Casi como las pesadillas, sólo que menos aterrador. Y más útil, ya que ahora mi bolígrafo y cuaderno servirían para plasmar los pensamientos de alguien más. Si se tratara de otra persona lo consideraría una violación de mi privacía, pero tratándose de alguien en su condición decidí ser flexible.

¿Puedes escribir? pregunté pero entonces reparé en lo débil que lucía y en lo difícil que tal vez sería para él enfocar la vista en el cuaderno y escribir cualquier cosa. ¿Qué te parece si trato de escribir lo que dices y te respondo? ¿Puedes repetir las preguntas? Escribiré las vocales y luego iré pronunciando las letras y tú me dices cuales utilizar… esto tal vez tomaría tiempo pero al mismo tiempo sonaba entretenido. Los acertijos me gustaban después de todo. Escribí las vocales de las preguntas que él repitió. Eran una i, una e, me pareció que otra e… Comencé a decir las letras y el me indicó que me detuviera cuando llegué a la Q, luego cuando llegue a la u, y así sucesivamente hasta que me indicó que ya no había más letras por escribir. Comencé a analizarlas para formar palabras coherentes. La primera era QUIE… ¿Quién? pregunté en voz alta incluso sin tener que leer la n. Mordisqueé el extremo del bolígrafo… e-r-e-s, ¿me estaba preguntando quién era yo? ¿Quieres saber quién soy? me removí incómoda. No me gustaba tener que presentarme, precisamente porque no tenía en mente volver a verlo nunca. Posiblemente si supiera quien era yo no estaría ahí tratando de entablar una conversación conmigo. Lo cual demostraba que era un solitario igual que yo. Me llamo Lyanna ¿y tú? pregunté mientras devolvía mi atención al cuaderno. Una p, una r, otra q y otra u… ¿por qué?  M, P, R, S, T… ¿Quería saber por qué lo había parado? ¿Acaso prefería estamparse contra la pared? Lo observé con detenimiento… ¿era un suicida o qué? Se supone que es lo correcto ¿no? Aunque si lo prefieres quito el freno… espeté con sarcasmo porque era una pregunta estúpida desde mi punto de vista. A menos que se refiriera al hecho de que lo ayudara sin conocerlo. Suspiré. Hay mucha gente idiota en el mundo, intento no entrar en la misma clasificación que ellos. Un idiota simplemente dejaría que una persona en silla de ruedas se estampara contra el muro. “Y otra más idiota aventaría a una persona en silla de ruedas para que se estampara contra el muro…” agregué mentalmente. Q-u-e-h-a-p-a-s-a-d-o. Observé la pregunta en mi cuaderno. Era más ambigua que las dos anteriores. ¿A qué se refería exactamente? Algo me indicó que había un significado más profundo, más allá de su casi accidente de hacia unos minutos. Debía de ser desesperante estar atrapado en el hospital, con mil preguntas y sin poder expresarlas. Más aún, era solitario. Tú… ¿no tienes parientes o algo? ¿Casa? ¿Tienes que permanecer aquí? pregunté esperando que no se sintiera incómodo. Necesitaba que aterrizara bien su pregunta de a qué se refería con lo que había pasado antes de podérsela responder.


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
avatar

Sounte J. Sakinoba
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 394
Ocupación : En coma(?)

Pareja Real : No tuvo pareja.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Vie Jun 14, 2013 9:25 pm


Aunque sentía alivio, seguía sintiéndose inseguro y desconfiado. "¿Y si ha sido ella la que me ha tirado para abajo y sólo quería sentirse super-héroe? ¿Habrá usado un 'expulso' y un 'carpe retractum'? Pero antes a mi no me ha funcionado el..." Su discurso mental se detuvo cuando le dijo de escribir. Pestañeó con rapidez. A pesar de que sus brazos respondían algunas veces, no lo hacían siempre, y mucho menos sus dedos y sus manos. Entendía que no le entendiesen al hablar, pero "¿tan mal sueno?" Se acordaba de cuando estuvo hablando con... Tragó saliva. No sabía cómo llamarlos ya. Habían perdido su esencia, esencia que les hacía ser... Como eran antes. Ahora, ahora ya no eran nada comparado al ayer. Inclinó la cabeza sin articular palabra para aceptar a lo que ella decía. Decía "sí" cuando llegaba a la letra que él quería, aunque algunas frases se le olvidaban por completo y no podía responderlas con totalidad.

"¿Se está entreteniendo?" No entendía cómo alguien podía estarse ahí tanto rato. Él no hubiese estado ahí. Se hubiese aburrido nada más sentarse y se hubiese marchado enseguida. Hasta a él le frustraba su ser en ese momento. En ese, desde que despertó y en los que vendrían si no mejoraba. "Quizás hubiese sido mejor haberme estampado al final..." Desesperanzado. "Total... No hago nada aquí... Todo el día metido en el hospital y para un día que salgo, ¡ZAS! Silla para abajo y a punto de morir. Ya podría haber muerto de la tortura, ya..." Su mente iba rápida con esos pensamientos, que no eran de las primeras veces que lo pensaba. -Matthew.- Respondió cuando Lyanna le devolvió la pregunta. En el hospital no lo llamaban así, si no de otra forma... "So... ¿Santé? ¿Como los quesos?" Ni lo sabía bien. No iba a esconder su identidad porque se la hubiesen ocultado. Aceptó su explicación y no añadió nada, en vista de que él mismo se estaba sintiendo mal acaparándola completamente con su atención.

Pero a las preguntas finales no las pudo omitir. Con parsimonia y vocalizando bien, intentó decirlo todo. -No sé dónde están mis padres... No los he visto por aquí aún. No sé ni si saben que soy yo. Aquí me han cambiado el nombre y no entran en razón porque no se creen que me llamo Matt y no como ellos me llaman. Se piensan que llevo 30 años o así en coma pero no puede ser. No puede ser porque... ¿En qué año estamos? ¿Tú estabas en Hogwarts? No me suenas para nada... Y no debes ser muy mayor...- Estaba dando conjeturas solo, a sus propias preguntas. No estaba seguro de si las respondería todas o si terminaría mandándolo a tomar por saco a pesar de que ahora intentaba hablar con tranquilidad y sin tener la adrenalina en la garganta.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Lyanna Dwight
Beautiful Creatures


Mensajes : 117
Ocupación : ....

Pareja Real : Ethan Wate


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Jue Jun 27, 2013 4:01 pm

Matthew… o mucho me equivocaba o su nombre era Matthew. Lo pregunté sólo por si acaso y él asintió antes de seguirle respondiendo. No necesitaba aplicar la técnica del deletreo para comprender lo que su expresión me estaba diciendo en ese momento, pero cómo además él estaba ahora hablando más lento, era un poco más fácil entender lo que decía. Al menos técnicamente, porque había un par de cosas que me hicieron dudar de que hubiera comprendido realmente… ¿Hogwarts? ¿Era esa la palabra? ¿Qué significaba? ¿Era una ciudad? Estamos en el año 2053… ¿Qué es lo último que recuerdas? tal vez me estaba pasando de la raya al hacer tantas preguntas, pero me intrigaba bastante el verlo en esa situación, además sus ojos se veían llenos de preguntas, evidentemente necesitaba hablar con alguien sobre todo lo que pensaba. Amm… ¿Hogwarts es una ciudad? pregunté sólo para cerciorarme, tal vez podría encontrarla si buscaba en Internet. O en algún mapa antiguo. Ahora bien, el que quisieran cambiarle el nombre no tenía sentido, no se supone que los doctores hagan eso, pero ¿y si decía la verdad? Lo de los 30 años sonaba un poco más raro, digo, él era más o menos de mi edad, coincidía con él en que no podía ser verdad. Tengo 16 años habría preguntado ¿y tú? Pero supuse que no sería una respuesta certera si, como decía, había estado en coma.

Me pregunté entonces si el problema que tenía para hablar se debía a que estaba demasiado sedado. ¿Y si detrás de todo esto había una especie de crimen? Tal vez alguien, demasiado cobarde como para matarlo, lo mantenía en ese estado para evitar que dijera o hiciera algo. Miré a mi alrededor mientras fingía acomodarle la manta alrededor de sus piernas. Entonces… ¿te tienen aquí en contra de tu voluntad? ¿Recuerdas los nombres ede tus padres? Podría buscarlos por ti ofrecí antes de darme cuenta. Se sentía raro… llevaba demasiado tiempo sin preocuparme por un desconocido que había olvidado lo que eso provocaba. Me di cuenta por primera vez de que mi egoísmo y mi indiferencia hacia quienes me rodeaban tal vez no fueran tan geniales como siempre había creído. Incómoda, observé a mi alrededor. Tampoco era como si pudiera simplemente llevarlo conmigo a casa lejos de los doctores que lo sedaban, iba en contra de toda lógica, pero no podía simplemente salir por la puerta con él, especialmente si era un paciente que llevaba mucho tiempo ahí y al que todos reconocían. Pero otra parte de mí se negaba a dejarlo ahí abandonado a su suerte. Hey, Matt… tu… ¿te gustaría salir de aquí? pregunté mirándolo directamente a los ojos. No en una forma tan drástica como la suya, pero sabía lo que era sentirse atrapado sin poderte expresar libremente. Si eras diferente, el resto de la gente solía ser cruel y herirte. Necesitaríamos un buen plan, pero si era lo que él quería hacer, entonces lo ayudaría a escaparse.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Sounte J. Sakinoba
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 394
Ocupación : En coma(?)

Pareja Real : No tuvo pareja.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Lun Jul 01, 2013 6:26 am


La gente pasaba por la calle, riendo algunos, otros con la cara más seria, otros iban en grupo, en solitario... Matt se estaba fijando en todo lo que veía pues era la primera vez que salía a la calle en muchos días. La misma rehabilitación se hacía dentro del hospital y sólo tenían que trasladarlo de su habitación hasta la sala donde la ejercía. No era cansado el trayecto de ir y volver ya que iba sentado en la silla de ruedas, pero ya era incómodo tener siempre que depender de alguien para todo. Incluso su acompañante, en esos momentos, había desaparecido en busca de bebidas que aún no traía. "¿Se lo habrá tragado el hospital?" Sonrió solo al pensar que por fin desaparecería aquel pesado que no dejaba de hablarle, preguntarle y de leer en voz alta la mayoría de las veces. También se fijó en los árboles, algunos despojados ya de sus verdes hojas y otros, en cambio, aún con hojas secas, marrones, amarillas, una mezcla de tonos otoñales. -Quiero nieve...- Susurró débilmente sin querer que lo escuchasen.

-Dos mil... ¿¡DOS MIL QUÉ!?- Gritó y se le cayó la manta que llevaba encima. -¿En qué año has dicho que estamos? ¿Cómo es eso posible? ¿Otra vez me han llevado al futuro? Malditos giratiempos...- Despotricó con rapidez. Ya le daba igual que lo entendiese o no, él estaba alucinando con lo que acababa de descubrir. Ya había preguntado lo mismo una vez pero deseaba poder saber si era verdad o lo habían tomado por un completo loco y le mintieron. Aun así, la respuesta no es que fuese muy satisfactoria.

Bajó la cabeza, se le habían quitado las ganas de hablar de golpe, y la dejó sin hablar durante un rato. No estaba para tonterías en ese momento. "¿En serio hemos vuelto al futuro? Pero éste no es como antes... No estamos en Hogwarts... Pero... espera. Matt, que no estabas cerca de dos giratiempos. Que sólo estaba Damian contigo y, encima, lejos. No puede ser que estés en el futuro. ¿Lo pillas?" -¿En serio que estamos en el 2053? No puede ser...- No se lo podía creer. -Lo último que recuerdo es estar en una celda, amordazado, torturado. Creo que me quedé inconsciente, por eso no recuerdo nada más.- Le contó. Si estaban en el futuro, puede ser que tampoco entendiese de lo que estaba hablando y, por consecuente, que no conociese Hogwarts. -No, Hogwarts es un colegio.- Y se calló. Era mejor no decir nada más sobre aquello pues lo tomarían por loco y lo podrían llegar a encerrar de por vida.

"Dieciséis..." Con los dedos de las manos contó los números que habían del 16 al 18, así los ejercitaba también, aunque sabía que sólo iban 2 números. -¿En qué año naciste?- Ahora podría hacer mejores cuentas. -No lo sé... Cuando desperté ya estaba aquí así que no sé lo que quieren hacer conmigo. Si son mortífagos del nuevo Lord, quizás me tengan retenido como hicieron con dos amigos pero no lo sé...- Dijo. No podía hablar de más, ni de menos tampoco, pero lo más probable era que la gente, al escuchar eso, se hiciese la idea de que se había creado un mundo de fantasía en su cabeza, incapaz de concebir la realidad tal cual era. -Mis padres... Mis padres...- "¡Me he olvidado de los nombres de mis padres!" Su cara de sorpresa, y horror, fue la marca, la huella, que le dejó el empezar a ver que olvidaba. Le habrían hecho tomar alguna cosa, alguna poción rara para que fuese olvidando poco a poco. No estaba seguro de que fuese eso lo que habían hecho pues todo allí era diferente a cómo él había vivido hasta entonces.

-Sí, me gustaría, pero ¿dónde voy a ir así?- Le preguntó dirigiéndose una mirada a él mismo y viendo como ella le colocaba la manta caída. -Si no puedo moverme, poco puedo hacer afuera. No sabes las ganas que tengo de un hidromiel...- Ahí iba de nuevo, añorando su lugar, sus costumbres, sus cosas mágicas. Era imposible no acordarse de esas cosas, a no ser que pasase lo mismo que con los nombres de sus padres.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Lyanna Dwight
Beautiful Creatures


Mensajes : 117
Ocupación : ....

Pareja Real : Ethan Wate


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Dom Ago 11, 2013 9:24 pm

Parecía entre sorprendido y consternado por algo, lo cuál dificultó que yo pudiera comprenderlo ante aquel estallido de elocuencia, pero como parecía más una introspección que algo dicho hacia mí, lo dejé estar. Tampoco era como si yo fuera una gran conversadora, y ahora que estábamos aquí, pasado el impacto del momento, me sentía desubicada. Casi como una confirmación, pasaron a mi lado un par de chicas de mi escuela. Observaron a Matt con descaro, aunque dejaron de hacerlo al ver la mirada que les dirigí. Suspiré cuando se alejaron. Seguramente dentro de una hora o dos ya todos sabrían que Lyanna Dwight había dejado a alguien en silla de ruedas y que, después de sacarlo del hospital, se deshizo del cadáver.  Bueno, el imbécil que dijera que las buenas obras no quedaban impunes era un completo descerebrado. Una mente dispuesta a creer lo peor de una persona podía convertir cualquiera de sus acciones en algo mórbido o macabro. 

Y era una suerte que no alcanzaron a escuchar lo que Matt agregó casi en seguida, pues Lyanna + celda + mordaza +´tortura les daría un invaluable material. Aunque pensándolo bien, tal vez no hubieran entendido las palabras de Matt. Dejando eso de lado, lo que acababa de decirme era horrible y justificaba que ahora tuviera problemas para caminar y hablar ¿Te tenían en una celda? Eso es ilegal... ¿jamás los denunciaste? pregunté sorprendida. Aunque tal vez, había estado hospitalizado desde entonces. Si quieres podemos ir a la estación de policía. sugerí. No quedaba realmente muy lejos. Pero entonces me pregunté si la policía de Mixtale bastaría para resolver un caso así de horripilante. En Mixtale nunca pasaban esa clase de cosas, lo cuál, unido a un acento que se adivinaba diferente, me hizo plantearme que él fuera un extranjero. 

Nací en el 2,037... respondí un poco confusa por su cambio tan brusco de tema. Jamás había escuchado de una escuela llamada Hogwarts... ¿estaría en Europa? ¿Y qué rayos era un mortífago? ¿era alguna clase de... metáfora? ¿Tal vez era el nombre de una mafia como los yakuza o algo parecido? Sólo podía estar segura de que sonaba como algo peligroso. ¿Sospechas de los del hospital? Creo que lo mejor sería si salieras de ahí cuanto antes. Caray... era una pena que no recordara a sus padres. Alguien debería hacerse responsable por él en su condición actual. 

Él preguntó que a dónde iría y por un momento no supe que decirle. Guía turística no era precisamente una de mis habilidades. A decir verdad, esto estaba tornándose un poco incómodo. Yo jamás mantenía conversaciones tan largas. Cómo quise poder ser egoísta y dejarlo ahí botado. Después de todo, no era mi problema. Pero había algo que me impedía alejarme de él... era... ¿compasión? Ya había olvidado lo que se sentía experimentarla. Uno deja de tener compasión por sus semejantes cuando tus semejantes se la pasan señalándote y acusándote de cosas absurdas que tu no hiciste. Se vuelve un hábito ignorarlos. Entonces ¿por qué no lo ignoraba a él? Suspiré dándome por vencida. Tal vez ser un poco amable de vez en cuando no fuera mala idea. Sólo... pasear por la calle, apuesto que no conoces la ciudad. comenté mientras comenzaba a impulsarlo. 
 
Y era algo descabellado pero ahí estábamos. En realidad salir del hospital no era tan difícil. Lo peor que podría pasar sería que me acusaran de haberlo secuestrado y me enviaran a prisión, pero ¿quien sabe? Después de todo, ya había rumores sobre mí estando en prisión. No sabía que demonios era el hidromiel pero esperaba que sus deseos por beberlo no fueran excesivos. Hasta una misántropa como yo sabía que eso no existía en Mixtale. Una idea atravesó por mi mente.... ¿y si él realmente estaba siendo perseguido por la mafia? ¿me verían con él y me asesinarían a mí también? ¿y si el idiota que lo había empujado estaba coludido con ellos? Bueno, si ese era el caso la respuesta era simple. Ya estaba jodida y moriría ese día. Sorprendentemente, no sonaba tan aterrador.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Sounte J. Sakinoba
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 394
Ocupación : En coma(?)

Pareja Real : No tuvo pareja.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Jue Ago 29, 2013 1:45 pm


Pero es que, en verdad, había olvidado por completo sus nombres. Se acordaba de lo último que le ocurrió en el castillo. ”Como he estado allí los últimos meses sin ver a mamá o a papá, quizás por eso no me acuerdo… Pero…” Comenzó a dudar. ¿Y si en verdad no tenía padres? ¿Y si se había creado la idea de que los tenía porque ella sacó el tema a relucir? ¿Y si sólo tenía un progenitor? Preguntas de ese tipo comenzaron a surgir en su cabeza. Ahora tendría una cosa por investigar. Pero él no podría hacerlo. ”¿Quién podría investigar sobre eso?” Todavía no confiaba en nadie, y así seguiría hasta saber con exactitud qué era lo que había pasado para que lo declarasen en coma y, como le habían dicho, durante treinta años.

-No, no los pude denunciar porque me pillaron desprevenido. Era la primera vez que lo hacían, al menos conmigo, pero a su hija la iba a llevar a mi casa, para que viviese conmigo y… mis padres.- Agregó lo último con mucha suavidad, habiéndose pensado cómo terminar la frase y susurrando. -No serviría de nada ir a la policía. Si no me acuerdo ni de los nombres de algunas personas, es imposible que me acuerde de los nombres de los que me torturaron… Sólo me sé el apellido, y dando gracias.- ”Clairy…” No iba a soltar tan fácilmente el apellido aunque se lo preguntasen; no podía confiar en nadie. ”¿Y si está aquí para saber si puedo hablar sobre lo que pasó o no?” Miró desconfiado a Lyanna, empezando con pensamientos muy revueltos y paranoicos, como la mayoría.

2037… No podía ser que hubiese pasado tanto tiempo. Sus ojos se abrieron grandes, redondos. Ahora entendía por qué le decían que había estado 30 años en coma. -¿Tienes un espejo?- Fue lo que preguntó. Si había pasado tanto tiempo, lo normal era que él hubiese envejecido. ”El envejecimiento podría ser una de las razones por las que no puedo mover las piernas y los brazos, ni hablar bien.” Pero tampoco lo entendía del todo. Él sólo tenía 17 años y si habían pasado 30, tendría 47. ”¿Cómo es posible que no pueda hacer nada ni hablar bien con 47 años?” No iba a formular esas preguntas en voz alta, no. -No hace falta el espejo.- Recapituló. No quería verse si había envejecido o no. Ya se miraría más adelante, cuando estuviese preparado para observarse. ”¿Tendré cicatrices de los ‘crucios’?” Podía ser probable. ”Más secuelas…” Suspiró.

-Hasta que no confirme dónde estoy exactamente, sí, desconfío de todos. Puedo estar contándote a ti algo pero, quizás, porque tengo ganas de hablar.- Intentaba mover sus manos mientras hablaba, para gestualizar, pero sus manos no respondían a sus movimientos y quedaban en un intento fallido de hacer algo. -No sería bueno para mi salir. Sé de gente que puede localizarme en un momento y no tengo…- ¿Sería capaz de decir esa palabra o mentiría? -una cosa para que me pueda proteger.- Se le venían a la mente varios objetos que podría asociar a la protección que él deseaba pero ni se le ocurriría lo que era. Estaba totalmente seguro pues si ya no conocía Hogwarts, no iba a conocer lo que era una varita. -No puedo salir de aquí sin esa cosa que me proteja. Aunque no sé ni dónde está…- Lamentó. -Pero quizás a la calle de delante sí pero no más lejos. Debo mantener vigilado todo esto…- Susurró finalmente.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Lyanna Dwight
Beautiful Creatures


Mensajes : 117
Ocupación : ....

Pareja Real : Ethan Wate


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   Sáb Oct 05, 2013 9:11 pm

Unas personas pasaron por ahí y comenzaron a reírse por lo bajo. Definitivamente debíamos vernos peculiares. Yo con mi cara que por hábito solía denotar malhumor, y él hablando de cosas sin sentido. Definitivamente estaba chiflado... ¿perseguido por la mafia? Sí claro... como si la mafia necesitara preocuparse por lo que un chiflado pudiera decir. La oleada de compasión que me había impelido a sacarlo del hospital ahora se encontraba en discordia con mi carácter que comenzaba a verse afectado ahora que comenzaba a estar rodeadad de gente. De gente estúpida, como la que tanto abundaba en esta maldita isla. Cuando él dijo lo de sólo ir hasta la siguiente calle experimenté alivio, y casi irreflexibamente, apreté el paso. Entre más pronto acabara esto, mejor. No era su culpa estar loco, y de hecho tenía el mérito de ser la primer persona con la que mantenía una pseudo conversación en meses, o quizá en años. Pero, culpable o no, sus problemas no podía resolverlos yo. Ya tenía suficientes con los míos. Y como si alguien quisiera confirmarlo, alcancé a escuchar a espaldas mías comentarios sueltos del tipo: "Mira como dejó esa psicópata a ese pobre chico"... "Pero ¿por qué lo ayuda?" "¿Crees que quiera deshacerse del cuerpo?"

Volteé enfurecida sólo para encontrarme con un corro de niñas de mi escuela que se echaron a correr asustadas al notar que las había escuchado. Rodé los ojos. Arreglaría cuentas con ellas después. Después de todo, al parecer aún no habían aprendido a no meterse conmigo. Tal vez un par de serpientes o alacranes o tarántulas en sus casilleros ayudaran. Era una pena que no pudiera hacer lo mismo con personas adultas. Un par de metros más allá, se encontraba una de esas señoras que creían fervientemente que yo era hija de satanás o algo parecido a un satanás travesti... como fuera... ¿qué hacía ella por el hospital? ¿y por qué tenía que encontrármela justo ahora? Era lo mismo con el grupito de niñas... ¿por qué estaban ahí? Era fin de semana, seguro tenían un montón de atividades frívolas por hacer. 

Me detuve abruptamente... eran demasiadas coincidencias... ¿por qué el tipo en silla de ruedas había sido empujado justo cuando yo pasaba? ¿por qué nos habían dejado salir sin hacer preguntas? ¿y por qué él actuaba como un completo chiflado? O más bien.. ¿por qué estaba un chiflado en el hospital? ¿No debería estar en el psiquiátrico? Era demasiado elaborado... una broma casi perfecta, después de todo, yo había caído, sin embargo, los había descubierto. Me paré en frente de él, observándolo con desprecio. No le dejaría ver que su estúpida broma me había irritado tanto. Era preferible no hacerlo o podía perder el control y realmente causarle daño. Uno del que definitivamente no se recuperara nunca. El pensamiento me sobresaltó, porque era similar a los que me acometían en ciertos momentos cuando alguien lograba herirme o hacerme enfadar, cuando sentía como si yo me convirtiera en alguien más. Obscuridad. La palabra llegó a mi mente para darle nombre a lo que sentía. 
Inhalé para calmarme antes de perder realmente el control. Había demasiados testigos, y farsa o no, el que estuviera en silla de ruedas era un factor más para predisponer a las autoridades en mi contra. El paseo terminó... por poco caigo del todo en tu broma. Vuelve a intentarlo y te demostraré lo que es una verdadera persecusión. Intenta seguir con esto y te llevaré hasta el río más cercano y creeme, no te será fácil salir estando atado a la silla de ruedas. le advertí entre dientes. Su rostro era digno de ganar un Oscar, después de todo, había que admitir que sus expresiones faciales eran bastante creíbles. 
Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado





MensajeTema: Re: Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔   

Volver arriba Ir abajo
 

Desesperada rehabilitación. {Lyanna Dwight} ✔

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Una Real Sociedad desesperada
» [Nera & Nathaniel] Huida desesperada
» Un momento de debilidad [Atsushi Murasakibara]
» Visitando a una amiga desesperada
» Hakuouki Shinsengumi Kitan Fanfics

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Secrets! RPG  :: 
▲ Mixtale City
 :: 
❝ Edificios de Emergencia
-