ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  


❝ DIRECTORIOS


❝ AFILIADOS ELITE
Medidas 35x35
Fruit of the poisonous tree
Gothic PrincessObliviate!Bewitch The Mindinferio rpg




❝ AFILIADOS NORMALES AQUI

Comparte | 
 

 La tormenta (Dante, trama) ✔

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar

Alexia Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 547
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Elezear Leblanc


Ver perfil de usuario
MensajeTema: La tormenta (Dante, trama) ✔   Miér Jul 17, 2013 3:41 am

 Era de noche, estaba lloviendo y ni siquiera debía estar llegando. La tormenta había sido anunciada con anticipación. No podría decir que nadie me dijo, que no me había enterado de la gravedad del asunto. Lo que hice simplemente, fue ignorar cualquier cosa, las llamadas de mi madre, el enojo de Anthony Bourdain, la misma naturaleza y al demonio mismo. Hay cosas que son más imperiosas que el resguardarse bajo la ley marcial ante una tormenta. Simplemente no era una asustadiza. 

La tormenta estaba en pleno, me azotaba la piel y me nublaba la vista. estaba tremenda. Ni siquiera había llevado coche. No quise ser localizable, claro, tampoco era que estuviese demasiado entusiasmada con la idea de no poder distinguir más allá de dos metros debido a toda esa agua que me tenía fría hasta la médula.


Paré un poco, con la respiración agitada al llegar a las puertas de ese sitio al que debería llamar "hogar"... seguro madre estaría cantando de felicidad y de papá, no lo sabría, pero podría adivinar que no estaría demasiado feliz. Mis padres eran ese tipo de personas, que te hacen sentir una inversión a largo plazo y que a cada día que pasa, cuentan los posibles ceros a la derecha que puedas representarles. Por un momento me plantee la idea de ni siquiera avisar que llegaba al fin, en realidad no era tan difícil poder ir  cualquier otro sitio, me daba igual.

Para cuando me acerqué aún más no habían demasiadas luces encendidas. Respiré con profundidad. Debería entrar y o cubrirme en alguna parte antes de que realmente el agua fuera peligrosa.

Se esperaría que alguien estuviese preocupado por mi, mamá, papá, seguramente lo común sería esa mezcla de preocupación y enojo porque la imprudente de Alexia aún no llegaba, ni siquiera había respondido al movil, ni dicho a donde se dirigía o minimamente haberse llevado su auto. Si.. se supondrían muchas cosas de ese estilo. No fue mi caso. nuestro hogar... esa mansión destinada a decir sin palabra alguna cuanto poder podían tener los Hudson estaba sola, y en la semi oscuridad.. Al entrar lo hice mojando le piso, como era de suponerse. Ni siquiera el servicio estaba en el lugar, solo los Hudson, cuatro entes en un solo sitio.

Había silencio, además de una lujosa decoración. Y el silencio... el silencio por primera vez era lo menos que necesitaba. el silencio después del incidente del tren, me pareció aterrador.
Mis pasos se volvieron más apresurados, no eran ni siquiera un trote, porque de alguna manera, tampoco quería romper ese silencio, pero ahí estaba, buscando como cuando niña no estar sola.

Nadie en el vestíbulo, ni en la sala, ni en la oficina de papá ni en la cocina... nadie. Esa era nuestra vida l final de cuentas, Alexia Hudson, independiente y auto suficiente y si no fuera por Dan, completamente sola.

Para cuando escuché un movimiento era demasiado tarde, estaba de cerca, demasiado cera y el verlo así me hizo gritar.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Dante Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 361
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Muerta.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Lun Jul 22, 2013 11:08 pm

Ya daban las cuatro de la tarde cuando llegué a la casa. Desee tardar un poco, pero me fue imposible. no había muchos lugares abiertos para ese entonces, y la gente no deseaba salir. Contaba, para mis males, con un montón de imbéciles que ya estaba encerrados en sus casas por temor a la tormenta. Solo bastaron unas gotas para que salieran como ratones a su nido. Solo era agua. Yo me preocuparía cuando la nieve comenzara a aparecer. Era entonces que debían encerrarse porque las noticias no decían nada bueno al respecto. Y por un demonio vivíamos una isla miniatura donde nevaba. Las posibilidades de que alguien saliera muerto eran pocas, si solo era una noche, al día siguiente solo era esperar un poco para que las calles estuvieran como siempre. Aquí nada realmente afectaba. Aún si se trataba de una maldita tormenta.

Yo necesitaba pasar el mayor tiempo posible fuera de mi casa. Iba terminar volviéndome loco si lo hacía antes, pero tuve que hacerlo. Y allí estaban ellos, esperando con Alexia como si fuera su protector o perro faldero. Yo amaba a mi hermana con toda el alma, pero no iba detrás de ella para todo. Tenía sus asuntos y al menos uno de los dos disfrutaría algunos minutos mas en la calle. Bien por ella. Al diablo con los reclamos de nuestra madre.

Cayó la noche y fue cuando me digne a salir de mi habitación. Aún llegaba los audífonos puestos con la música a todo volumen. Ni siquiera llame cuando entre en la habitación de mi hermana. Incluso si la veía como la trajo Dios, no me afectaría no lo mas mínimo. O demasiado acostumbrado a ver mujeres desnudas o simplemente era mi hermana, y jamás la vería como lo hacía con las demás. Sin embargo, no estaba en su habitación. Observe mi móvil y no tenía ningún mensaje de ella. Baje a la cocina y a la sala y no estaba. Resulta que aún no llegaba. Hice lo primero que se me ocurrió. La llame por toda la casa. Nada, sin respuestas. Llame a su móvil mientras andaba preocupándome que olvidara que debía estar ya en la casa. No me gustaba ser el hermano con aspiraciones a padre, pero era la única persona por quién me preocupaba estando en la calle en un día como hoy. Fui al patio, y seguí llamándola. Me quede bajo el techo decorativo que nuestra madre había inaugurado hace poco esperando. Llegué a terminar un cigarro llamando, pero no había respuesta.

Entré en la casa dispuesto a largarme a buscarla cuando escuche los pasos de alguien en la casa. La servidumbre no estaba. Dudaba que fueran nuestros padres, porque ya estaban encerrados en su mundo olvidando que tenían dos hijos. Era ella. Seguí el ruido hasta la cocina. El primer lugar donde la fui a buscar y me recosté del umbral. No sé había percatado de mi, porque a diferencia de ella, yo no andaba mojado, ni con zapatos que parecían patos de la ducha. Estaba completamente como en mi pijama y medias. Camine hasta ella y al parecer no me esperaba. Salto como gatito mojado, mientras yo solo me reía.

Tienes como 40 llamadas mías. Vuelve a preocuparme y vas a lamentarlo.

Deje la caja de cigarros sobre la mesa y pase el dedo por mis labios. Percatándome de su aspecto. Estudiando cada parte de su postura. Buscando, en general, algo que la delatara. Era brillante. Sé que lo era, yo le había enseñado mucho. La conocía demasiado bien.

Ve a ducharte antes de que te enfermes. Te llevaré un té caliente.

No estaba sonando a una invitación. Era un ofrecimiento que no podía negarme. Me había preocupado y me las debía. Era la mejor forma de pagarme; tratando de no enfermarse y dejarme a mis padres solo a mi. Yo no podía con ese peso.


Volver arriba Ir abajo
avatar

Alexia Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 547
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Elezear Leblanc


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Miér Jul 24, 2013 9:05 pm

 Esa mirada, ese tono... era oficial, Dante estaba hablando en serio. Siempre había sido el mayor y también había sido algo así como la antítesis de super héroe que toda niña deseara. No, el no era un héroe, jamás lo fue a mis ojos ni siquiera en mis más antiguas memorias, pero sin embargo era ese otro, un antiheroe, no podría llamarle el villano, porque eso sería un cliché, la antítesis de super héroe le sentaba muchísimo mejor?. ¿porque?

Sin lugar a dudas el verlo moverse justo en ese momento, con la caja de cigarrillos, con esa mirada tan inquisidora evaluandome, sin decir nada, pero intentando buscarlo todo era una buena idea. Los super héroes se sacrificaban y también tenían graves problemas mentales, por lo que recuerdo ningún héroe disfrutaba de lo que hacía, y simplemente decían que era por un bien común. Dante no fue así, el nunca quiso ni querría en el futuro salvar a la ciudad, a la especie humana, posiblemente ni siquiera mostraría demasiado interés en salvar a un gato, sus comentarios eran sarcásticos, sus acciones una proesa al desafió de las reglas y los productos de esas acciones siempre involucraba algo para el en cualquier especie de beneficio que alguien podría imaginarse. Prefería a mi hermano y esa antítesis inteligente y no victima, orgulloso y maldito a alguien que me enseñase a ser algo común.

Justo entonces, regresé a nuestro presente. Con una ceja arqueada (la derecha) y los labios entreabiertos decidí mejor reservarme cualquier cosa que hablase de nuestros padres -Sabes que si algo estuviese mal, te llamaría- no era ningún secreto ni algo complicado de entender, eramos un equipo, porque a estas alturas, me había convertido en la antítesis de heroína, justo como el.

¿Ducharme solo porque el lo decía? me representaba un conflicto. Dante y yo siempre quedábamos de acuerdo, pero en definitiva tenía problemas con algo de autoridad. No me gustaba y si bien, estaba dentro de mis posibilidades el que alguien me lo ordenase me hacía odiar la idea de realizar cualquier cosa. Justo como en ese momento. Mi ceño se había fruncido un poco y si bien quise decirle algo, negarme en rotundo solo porque y se me había impuesto, lo que fuera a decir, nuevamente quedó solo para mis adentros, por supuesto, eso no era algo muy común en mi y no lo habría aceptado de no ser porque si, el si lo merecía.. Tomé aire dos veces y finalmente me acerqué a el -Bien- algo escueta, pero ciertamente el simple hecho de aceptar significaba algo grande. me cerqué un poco más a el, más alto que yo (no demasiado) y le retuve la mirada -y nuestros amados padres?- casi sabia la respuesta por lo que decidí no perder más el tiempo y mejor hacer algo sin dudas más interesante. Supongo que el pudo verlo en cámara lenta, el como yo, su empapada hermana, simplemente me abalancé sobre el y busqué la manera de que toda mi ropa mojada, mi cabello, mis zapatos venecianos y todo lo que estuviese mojado por la lluvia en mi, lo empapara también a el. Si intentó o no hacerse a un lado o zafarse de mi, no lo permití y le abracé con más fuerza. incluso froté mis mejillas y frente  su cara. Al final... si había valido la pena y la distracción de momento evitaría cualquier tipo de indagación sobre mi paradero en todo el día. Cuando me retiré lo hice con cuidado, con lentitud, con esa gloriosa sonrisa torcida y el rostro ladeado de quien aprecia su nueva obra de arte. La verdad quedó bastante empapado. Fabuloso.

-Yo también te quiero Dante... y que sean dos de azúcar, de limón y con un poco de leche evaporada- me permití la absoluta dignidad y egocentrismo al decirlo y en seguida le dediqué un guiño de ojo, uno lleno de coquetería, solo que aquí no tenía un solo propósito de ser esa femme fatale. Era más buen un juego entre mi hermano y yo que por supuesto, nadie consideraba algo serio. Me giré y me dí la media vuelta, sonriente y triunfante y simplemente, caminé rumbo  las escaleras principales. A medio camino, decidí que los tacones altos no eran lo mejor para el momento, así que, sin terminar de detenerme, pero aún así con perfecta precisión, me los retiré llevándolos el resto del camino en mis manos.

Ciertamente, nada hacia falta en mi habitación, como en ningún otro sitio en ese lugar. Al llegar a ella lo primero que hice fue deshacerme de los zapatos mojados para sacar mi móvil de mi bolso, esperando a que no estuviese mojado lo suficiente. Podría reemplazarlo sin problema, pero sería una molestia incomunicarme más de lo que ya lo había hecho.. Estaba bien Sonreí al corroborarlo leyendo los mensajes que ese día nos habíamos enviado Night y yo hasta derivar en nuestra reunión. Si me lo preguntaban, estar empapada había valido la pena, por más que Night fuese raro, simplemente me atraía demasiado así no se lo demostrara como cualquier nena enamorada. El que de repente la música inundase mi habitación de manera tan alta no fue nada fuera de lo común, menos para la ducha. Me gustaba lo sensual moderno y decadente, porque de alguna manera me representaba. Bajo el influjo de los acordes lo primero que hice fue evitar que Dante pudiera leer los mensajes hasta que la lluvia incrementó y con ello comenzaron los rayos. Mi habitación retumbó y simplemente me sentí demasiado atraída a la ventana exterior. Solo había penumbra y si... me encantaba la idea de ello.

Desnudarme, dejar la ropa sin algún orden particular en ningún sitio, mi móvil en iguales circunstancias y finalmente, meterme a mi cuarto de baño. Dentro de el lugar todo se resumía a mi bien estar. supe que hubo una llamada extra en mi móvil, supuse que era Tony así que, si me dejaba otro mensaje de voz, no estaba interesada. Seguramente lo que lo movía a buscarme era solamente su enojo, tal vez solo porque el no tuvo la última palabra, si no yo... siempre yo.

Para cuando salí de la ducha envuelta en una buena bata de baño me encontré algo interesante. Sonreí de lado y pregunté -Si... sigo aquí, algo que desees con mi móvil?.. tal vez to te sea más útil en cuanto a información- Descarada yo?... claro... siempre.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Dante Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 361
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Muerta.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Dom Jul 28, 2013 7:30 pm

Tuve el impulso de imitar su respuesta de forma irónica y obviamente burlona. No lo hice. Solo torne la mirada hacía otro punto mientras me hacía paso por su lado. Podía tener razón y solo estaba siendo el típico hermano sobreprotector. Si algo salía mal ella solo tenía que llamar; ella era a la única persona que no le ignoraba una llamada. Solo tenía que decir qué y donde y yo estaría allí tan rápido fuera posible. Pero entonces ¿porqué no me respondió ningún mensaje? Si todo estaba tan bien como creo estaba, ¿porque no me envió ni un mensaje? ¿Qué, en toda esta isla podía ser mas importante que yo? Era demasiado fácil contestar una de mis llamadas y decirme todo esta bien. Claro, no iba a ponerme a pelear por ello. Sus asuntos debía tener, pero me gustaba el sentido de prioridad que yo también le daba. Algo importante debía tener entre manos. Ya me lo diría después.

Le di mi peor sonrisa falsa. Esa que le daba a nuestra madre cada tanto para fastidiarla. Una que decía que o todo me importaba muy poco o simplemente no estaba de humor. Hoy era mi manera de demostrarle a Alexia que estaba complacido de que me hiciera caso. Sabía que no estaba en ella seguir ordenes, tampoco estaba en mi. Era una de las muchas cosas que teníamos en común. Pero era cuestión de algo de carácter, y aunque ella tenía uno bastante grande, yo contaba con ser el mayor; además de ser la única persona en esta casa que se había preocupado por su existencia. En muchas cosas me hacía caso, esto era lo mínimo que le pedía.

Moví los hombros cuando pregunto por nuestros padres. No porque no supiera que estaban encerrados. Lo hice porque no me importaba nada de ellos. Nosotros eramos los cachorros que adornar para vender al mejor postor. Para mi, ellos eran los peces gordos con el dinero para mis cosas.

De todas maneras, no tuve tiempo para decir algo mas. Observe con determinada atención como ella se acercaba con toda su ropa mojada. Sus brazos se extendieron hacía a mi, en un gesto amenazante. Di un paso atrás, pero era muy tarde, me había agarrado como un pulpo y me abrazaba con todo el propósito de fastidiarme. Se movió intentando mojarme todo lo posible. Levante la mirada hacía el techo conteniendo las ganas de reír, hasta que se apartó. Volví a mi posición de hermano serio hasta que se fue.

Subí a su habitación con un té para ambos, dado que su graciosada me había dado frío. Subí con otro cigarro encendido, dejando el rico olor por toda la casa hasta su cuarto. Lo apague antes de entrar y deje las tazas en la mesita. Escuche el móvil sonar y lo tomé para responder. Colgaron antes, y note todas las llamadas perdidas. Estaban las mías, pero tenía el doble de las de su novio. Reí pensando en su patética forma de llamar la atención. Tuvo que haber hecho algo que a mi hermana no le viniera bien.

¿Información sobre qué Alexia? Tu novio te ha llamado unas cien veces.

Dije lanzando el móvil a la cama. Ahí estaba la prueba que traía algo entre manos. ¿Le preocupaba que yo supiera que era? ¿De verdad? ¿Le preocupaba tanto que yo no podía saber?

¿Secretos Lexi?

Pregunte buscando mi taza de té antes de sentarme en el borde de la cama.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Alexia Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 547
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Elezear Leblanc


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Vie Ago 02, 2013 5:21 am

Y si he de ser sincera en algo, era que no me gustaba guardar secretos para con Dante. ¿porque hacerlo? si nuestra vida, si mi vida pudiera ser de lo más perfecta.. podría tener todo lo que quisiera y más, porque todo lo tenía a mi alcance, porque podría engañar, manipular, hacer las cosas más horribles y claro que podría lidiar con ello, con la frente en alto, y el ego y descaro que correspondía.. pero no... algo faltaba, siempre sentí que algo faltaba, a ultimas fechas esa falta de lo que no podía entender, me carcomía en sueños, me carcomía en pesadillas y si, siempre aparecía Night.

Pero también tenía algo real, entre todas esas estupideces, donde muchos podrían decirme "pobre niña rica" si tenía algo valioso, lo real e inequívoco, era mi hermano. El si era real, el si estaba a mi lado, a el si lo amaba, y el importaba tanto que dos palabras, y un tono que no supe si lo hizo consciente o no me habían hecho sentir atroz.
Ni siquiera sabía como alguien que se decía tan ruin como yo, alguien que usaba y desechaba, que apostaba usando como perros de carreras a los demás, podía tener la certeza de que no podría hacerle esto, que no era correcto.

Y tomé aire por la boca intentando sonreír, como si de verdad Dante no fuera capaz de saber como estaba yo, así como yo podía asegurar que podía hacer lo propio. No tenía ninguna toalla -espera- le pedí un solo instante para ir hacia el baño y regresar con una toalla para el. para acercarme lo hice no demasiado deprisa, no teníamos prisa para nada, de momento estábamos aislados. me acerqué y con delicadeza la posé en su mano -gracias por el té- y mi mirada estaba en las tacitas. Le hice un ademán para que se quitara esa parte del pijama que le había mojado. No es que de verdad pensara hacerlo enfermar de muerte. No nos beneficiaría a nadie y posiblemente, si lo hacía, debería de resolver todos los asuntos que el no pudiera manejar, algo común en cuanto a responsabilidades y lealtades. busqué una de sus camisetas favoritas, que de alguna manera, se había vuelto también en la mía hacía años y que terminé por quitarle para dormir con ella. Era la mejor forma de sentirme protegida y nada pudo estar y venir mejor al momento. Sabía donde estaba y simplemente fui a por ella -tómala como un préstamo... sigue siendo mía, es de los Lions-  que había ahí? complicidad, el me la regaló porque se la pedí, a mi no me importaban en lo absolutos los lions ni ningún tipo de idioteces. esa camiseta la quise y la seguía queriendo porque era de mi hermano y el lo sabía, aún sin que se lo dijese, estaba segura
-no hay demasiados secretos- lo cual no era una mentira, el solo hecho de decirlo insinuaba que tenía algunos. Revelarselos?casi podía jurar a que lo haría y el entendería, o eso esperaba, de todas formas, en si... no era nada grave, y esperaba, Dan lo dejaría pasar. no necesité sentarme, porque aún estaba en movimiento, era mi hermano y no menos importante, tenía seguridad sobre mi cuerpo, pero era cómodo sentir un poco de humedad en mi piel, por eso mismo tomé algo del cajón de interiores y me metí al cuarto de cambio no sin mencionar a pleno movimiento algo simple, básico -lo tenía en modo silencio- respecto al móvil -los de nuestros padres sabes que no los contestaría, pero si lo hubiese sabido, te habría respondido...-, para regresar con un pijama cómodo, más no por eso antisexy, . llegar a mi hermano aún con los cabellos húmedos y posicionarme en la cama junto a el era algo que siempre me gustaba hacer. Si... con Dante si me sentía conectada, mi sangre, mi igual, mi persona favorita en el mundo, por quien haría todo y más.

alcancé como pude las tazas extendiendo la suya, y reservando la mía por fin ya, cercanos respondí lo que debía responder hace tiempo -secretos no....  no para ti- y entonces tomé su mano con fuerza, usando la mía libre, quería que lo supiera con certeza -ni se te ocurra eso Dan, fue una tontería... es solo que quería estar des localizada- no dije el porque. no era un secreto, es que algunas informaciones no tenían que revelarse como si fuera confesión sacerdotal. con esa misma mano aferrada a la del le sonreí, le sonreí de verdad, buena o mala, sonreí por quien era yo y quien me representaba el, mi mejor amigo, mi hermano, mi persona importante y no me importaba en que el lo supiera, el siempre lo había sabido, hasta los monstruos, las pecadoras y las peores como yo, tenían algo o alguien. un buen resquicio de luz.

y si, si me lo pensaba era demasiado cursi.

Si abandone su mano fue para tomar un poco de ese té, y justamente estaba perfecto. Cerré los ojos y lo paladee un tanto más. Finalmente, me resolví -mi novio no me llamó unas 100 veces- le anuncié dejando que el silencio le diera tiempo para procesarlo, no le sería difícil con tremenda inteligencia que poseía -así es... Tony Bourdain está fuera de mi vida- y sin escatimar, sin dudar, decidí darle un poco más de detalles. me encogí de hombros y de la sinceridad pasé al descaro, algo natural en mi, supuse -no estaré con alguien solo por costumbre. el no tuvo la culpa... eh sido yo. En algún momento siempre lo supe, no iba a durar demasiado con el, pero al principio... besaba endemoniadamente bien. Supongo que hay cosas que no se pueden controlar ni estar demasiado quietas- no no era eso, era Night y la manera en que ese sociopata me atraía -y porque tal vez mi mente no era suya ni mi corazón... tal vez si estoy hecha de acero por dentro como dicen- y así era como hablaba de mi rompimiento, sin dolor, sin lágrimas. Pero no pensaba estar con dos al mismo tiempo. porque lo haría? inseguridad no tenía en mi sistema y lo cierto es que no me compadecería ni de Bourdain, era claro que no estaría con el por nada más que no fuera pleno convencimiento y de eso ya no estaba ni la cuarta parte de segura. incluso las peores como yo se cotizan, tan libres para mandar todo al demonio cuando y como quisiéramos. Así eramos los dos -El está un poco molesto... hombres y su orgullo herido. Nadie lo sabe de cualquier forma en esta ciudad, salvo tu y la amiga tarzan-chita que se carga Anthony... nuestra poco femenina Adele Sach- y nadie lo sabía porque a nadie debería importarle, y tampoco quería que lo supiera Night, que supiera que me importaba tanto como para terminar una relación, que me importaba tanto aún cuando no se lo dijera. Demasiado orgullo... otro insoportable defecto en mi.

-y obviamente, no estuve con el esta tarde- iba a decirle que con Night, era cierto, pero podría argumentar incluso el estudio que estábamos haciendo en conjunto y el, Dante lo creería, porque quien podría imaginarse que yo podría fijarme en el paria del internado?... más cuando este paria tenia una novia de apariencia... pero solo de apariencia.

no se lo pude decir, porque justo cuando iba a hacerlo nuestra flamante madre entró en mi habitación, se desconcertó al vernos juntos y dos segundos después, bella y esplendida como debería verse toda dama que se preciase de ello fue directamente a por Dan, mi hermano, casi estaba iluminada de emoción.

Fue natural que ella pasara de mi, me volví invisible y la invisibilidad me hizo disfrutar el show maternal que Dan debía de soportar. lo hice incluso tomando con delicadeza otro tanto de te. Observando esa perfecta figura y ese artificial amor que ni en 1000 años me creería. Lo normal. donde estaban? oh! esta noche es maravillosa... típicas frases para rellenar el tiempo y aniquilar los intervalos molestos, todos excepto uno... "tu padre y yo necesitamos que sepas una maravillosa noticia, Dante, la mejor noticia para ti y tu futuro"

Supe que no sería maravilloso, también supe que mi madre si me había notado, porque enseguida me dirigió la mirada -los dos deben saberlo. Su padre les espera en el despacho- acarició mi cabello y poco después de quejó que no lo tenía debidamente cepíllado. como a un caballo de pura sangre.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Dante Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 361
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Muerta.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Sáb Ago 03, 2013 10:52 pm

Tomé la toalla riéndome de sus atenciones. Solía presumir que era el mayor de los dos, -no por mucho, pero si lo suficiente para disfrutarlo- pero en ocasiones como ésta Lexi me hacía repensarlo. Ella parecía ser la mayor que cuidaba de su hermanito menor al que debía mimar. De todas formas le hice caso sin mostrarle burla alguna y me quite la camisa para tomar la que me daba. Sabía perfectamente que estas muestras eran parte del gran amor que ella se guardaba. Era una chica muy cariñosa que por cosas de la vida y mis influencias había guardado todo eso. Era duro, pero era mejor así para ella. Evitaba sufrir por la falta de cariño de quienes nos dieron la vida. En el fondo había alguien dulce, pero ella no debía dejar que la fastidiaran. Sobre todo si yo no estaba.

Estaba seguro que ella podía verlo con la misma claridad que yo. Por algo se mostraba como una odiosa chica a la que había que temer. Siempre era importante poner una fortaleza entre el mundo y uno mismo. Ella lo hacía genial. Pero yo conocía la entrada secreta a ese verdadero yo, incluso si ella lograba olvidarle, yo lo sabía. Todo creador conoce su obra mejor la que obra misma. Ella mi obra, porque nuestros padres solo sirvieron para ser el molde de los buenos genes. Sonreí discreto con esa idea y me reserve los comentarios. No era momento de ponerme cursi. A diferencia de ella, mi yo, no era mas afectivo de lo que podía hacer como ya era. Todo el afecto que mostraba era real, porque solo había una persona que se lo había ganado. Lo demás era para adornar.

Técnicamente es mía.

Susurré luego de colocarme la camisa. Olía de forma dulzona. Aroma especial para la princesa. Hice una mueca sin molestarme. Tampoco es que me incomodaba. Al menos olía a algo mejor que cigarros mojados. Tire mi camisa a una esquina y volví a recostarme en la cama.

Le dí otro sorbo a mi té mientras la veía pasearse por la habitación. Todavía seguíamos en el asuntos de secretos. Y me resultaba divertido porque conocía a mi hermana. No le estaría dando tantas vueltas a ese tema si no fuera por algo. Sé que tenía sus asuntos, pero al parecer había uno reciente que la tenía muy absorbida. Y no lo decía por decirlo. Lo pensé en el momento en que tomó mi mano y trató de convencerme de algo que realmente no había dudado. Supongo que estar "des-localizada" significaba algo importante. Sino, no habría el porque de la actitud rara.

Pero claro, era un actor; ambos lo eramos. Excelentes y de los mejores. No sé porque Levesque presumía tanto de sus habilidades. A diferencia de ella, no necesitaba aprenderme ningún guión para actuar. Saque mi mejor acto de indiferencia. No debía darle tanta importancia, porque presionar a Alexia Hudson no era la mejor de las ideas. La pequeña de la familia necesitaba el mismo espacio para respirar que yo. Era como actuar con mi reflejo. Sabía perfectamente como funcionaba mejor.

Entonces llegó la sorpresa. Y valla que fue graciosa. Resultaba que ya no había mas Tony en nuestra relación. Decía nuestra, porque yo no dejaría a mi hermana con cualquiera. Si alguien se metía con ella, era como si también lo hiciera conmigo. Curiosamente era bastante celoso, y un cuerno no sería perdonado. Claro, si se daba de parte de un Hudson, ya era otro cuento. En fin, tampoco es que lo hubiera habido. Bourdain no era tan estúpido o al menos era mas listo de lo que parecía. Bien vigilado lo tenía; un paso en falso y lloraría por ello.

Le sonreí a Lexi mientras parloteaba sobre la decisión de la rompura. No hubo un solo drama y estaba satisfecho por ello. De alguna manera sé que llegó a quererlo, pero no fue suficiente. Yo tampoco lo hubiera soportado tanto. Nuestras apuestas eran lo único que me mantenía con el interés suficiente sobre alguien. Sino, no duraría tanto. Wiles debía sentirse afortunada.

Deberíamos apostar por Sachs. Me preguntó por cual de los dos se interesaría.

Reí con burla. No era el tema de nuestra conversación, pero no iba a tornar todo el rato en su "lamentable" vida amorosa. Si ello no lloraba por el asunto. No me parecía importante. Claro, escucharía cualquier cosa que necesitara decir. Pero a final de cuentas, no había razón para que alguno se agobiara la existencia.

Me preguntaba cuando pasaría. Aguardaste mucho en esa relación Lexi. A mi, el querido Tony me parecía algo soso para tu vida. Su cara de malote aburría.

Rodee la mirada sin agregar mas. No era de dar muchos discursos. Sobre todo si se trataba de temas como este. Yo era un experto, pero en el sentido todo contrario a una relación.

Terminé mi té mirando el techo de su habitación. Por algunos segundos quede absorbido por la formas imaginarias que me creaba. Casi llegué a lo soñoliento cuando la puerta se abrió y apareció la desagradable figura de nuestra madre. Supuse que haría su drama para Lexi. Pero para horrores de horrores caminó hasta mi. Fruncí el ceño rechazando su afecto, pero no le importó. Me abrazado y me sostuvo de los hombros de forma molestosa. Mire a mi hermana con molestia, esperando que hiciera algo. Sabía que no soportaba este tacto tan falso.

"...una maravillosa noticia, Dante, la mejor noticia para ti y tu futuro." Fue lo único que entendí escapar de sus labios. Normalmente, perdía el sentido de la audición cuando la tenía cerca. Rogué que fuera la oportunidad de enviarme lejos. Lo mas lejos posible de Mixtale. Esa sería la mejor noticia del mundo, pero ¿a quién deseaba engañar?

Tras remover el cabello de Lexi, me tomó de la mano como si fuera un maldito niño y me haló hasta fuera de la habitación. La solté de forma agresiva y sé que fingió no notarlo. Caminamos por el pasillo hasta el despacho y como había dicho, allí aguardaba la figura "paterna" esperándonos.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Alexia Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 547
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Elezear Leblanc


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Mar Ago 13, 2013 3:34 pm

 El lo había entendido incluso me había hecho sonreír. No era que necesitara hacerlo, porque aquí, dentro de mi, no había ningún corazón roto... pero podría haber algunos a fechas futuras. Adele Zach... la sola mención lo hacía real, aún en ese tono de broma. Lo conocía, era mi hermano y si ya la había mencionado era más que una suposición o una invención. Adele Sach... en algún momento la imaginé con mi hermano, o mejor dicho,a mi hermano con ella. Se salía de su prototipo, exceptuando por el hecho de su virginal presencia, todo lo demás era, no tímido, no dócil, no perfecto. No quise ni pensar que pasaría si Dante siguiera por ese rumbo. No era el momento.

.... claro, al parecer todo apuntó a que era SU momento.

madre en realidad siempre fue así, planeando la vida de nosotros, pero, como Dan era el primogénito, sus planes eran primero con el, con mi hermano. Me quedé atrás. Las cosas no era conmigo y una mirada de disculpas a Dan le hizo saber que no le seguiría, pero que de cualquier forma llegaría. Así que, me tomé mi tiempo. Mamá quería que estuviese bien peinada para bajar, o al menos con el cabello en una mejor condición, así que eso mismo hice.

Cuando bajé tenía todo un plan en marcha, era sencillo, pero siempre me había funcionado, sobre todo con papá. A el no le había desobedecido en apariencia, y a cambio era algo así como una princesa, de hecho más que una princesa. Daba igual... lo que fuera para manejar la situación. Si Dante tenía problemas, entonces yo lo sacaría a flote, cortesía de esa perfecta actuación que seguro no dudaría mostrar. Tan encantadora como debiera ser, tan inhumana como debiese, todo tenía su momento y bueno... simplemente improvisaría y de ser necesario mandaría la atención bastante lejos.

La tormenta golpeaba con fuerza ese enorme lugar, ese solitario lugar, tanto que las ventanas se estremecían, incluso el mismo piso lo hacía. Tanto así que las luces se fueron de un momento a otro y, para cuando eso sucedió, ya estaba llegando al despacho de nuestro no tan amado padre, y fue la luz de la chimenea desprendida la que me llevó a ellos.

Encontré silencio, ese incómodo silencio que me hizo sospechar por lo peor. tal vez había ya demorado bastante, y me había perdido de algo importante. Dante y yo nos parecíamos físicamente, y, por un momento me pregunté... de donde habían salido estos, que se decían nuestros padres, si no tenían tanta semejanza a nosotros?

-lamento la demora- me excusé con una inocencia natural, un encanto que venía acompañado de una sonrisa nerviosa, por supuesto, siempre bien practicada. tierna y dulce... algo que estaba valorado como un regalo para papá -estaremos en familia esta noche?- agregué, como si de verdad lo quisiera, cosa que no era así. porque nadie en la habitación ya lo esperaba... ni ellos y mucho menos nosotros.

Decidí pasar entre ellos, entre ese gran estudio y simplemente, tomar asiento en uno de los mullidos sillones, observando el panorama
Volver arriba Ir abajo
avatar

Dante Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 361
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Muerta.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Jue Ago 29, 2013 3:07 pm

Quede solo en aquella habitación sin fijarme. Alexia no veía tras de mi. Mis padres jamás me intimidaba, pero de alguna manera me gustaba tenerla a ella entre nosotros. Guardaba la compostura porque ella estaba presente. Lo hacía sentir como algo mas formal. Ellos y yo, era como una guerra silenciosa a punto de estallar. No importaba que diera el golpe primero, el otro no guardaba reparos en contestar con mas fuerza. Pero con Alexia, por alguna razón, quizás ser la menor, la niña de la casa, había cierto deje de formalidad.

La puerta se cerró tras "mi madre". Parecía casi una sentencia de muerte. Ninguno hablaba y aquella mujer cargaba con una sonrisa en su patético rostro. Mi hermana no tenía una gota de ella. Era hermosa, elegante, con un aspecto dulce y peligroso. La piel joven y llena de vida. Estaba en su mejor época. Mientras aquella mujer andaba vacía, con una belleza falsa, casi irreal que la hacía tenebrosa en vez de bonita. El tiempo le había desgraciado un poco el aspecto y no era alguien para deleitar por mucho rato. Fruncí el ceño hacía ella. Deseando eliminar aquella fea sonrisa.

Me senté en el sillón frente a mi "padre". Aquella figura paterna que era mas imagen que la mujer que lo acompañaba. Mi presencia no le causaba ninguna emoción, y era como si de alguna forma también estuviera obligado a permanecer en el mismo lugar que yo. El tiempo paso lento y la noticia se le resbalo de la boca por quien debía llamar madre.

Quede en shock por breves instantes. Pasando de su figura petulante, hasta la expresión -sin expresión- de mi padre. Desee que fuera una broma, me hubiera gustado que lo fuera. Al final me hubiera reído con ellos por el susto. Me hubiera gustado despertarme por mi propio grito, pero el silencio se apodero de mi boca. Tarde mas de lo debido en procesar las palabras.

Baje la mirada repitiendo lo pronunciado. No importaba como lo hubieran dicho, para mi era simplemente el anuncio de un compromiso que no deseaba. La noticia de una novia que ni siquiera conocía. El hecho de que estaba "obligado" a cumplir con la palabra de otros. Un matrimonio arreglado como si fuera el maldito siglo 18. Levante la vista para pelear. Yo no era un títere con el jugar. Ellos no tenían derecho sobre mi, pero el silencio se prolongo mas con la falta de luz.

Comencé a respirar con rapidez. Me faltaba el aire. No era una sensación deseable. Estaba por estallar sin control. Mi corazón latía como si estuviera en carrera. La sangre me hervía y emanaba fuego invisible por todo el despacho. Y volvió la luz. Para notar en sus rostros el miedo a mi reacción. No lo esperaba. Habían estado tan seguros y ahora ya no. No debieron. No sin decirme, sin consultarme, sin darme la oportunidad de ver. No importaba cuantas cosas dijeran para convencerme eso no iba a pasar. No iba a a ver ningún matrimonio arreglado. Cualquier estupidez que saliera de sus bocas no me llevaría a hacer lo que desearan conmigo. Yo no era un premio que ofrecer.

¿No tenían sentido paternal sobre mi? ¿Qué era lo próximo? ¿Casar a Alexia con un viejo moribundo? ¿Y ella donde estaba? ¿Porque no estaba aquí? Y como si la hubiera llamado me fije en su presencia. Había aparecido sin darme cuenta. La seguí con la mirada, pero no me detuve. Mire a mi padre y me balancee sobre él. No como un niño que quiere jugar con su padre, como un joven que desea matar a otro ser humano. Lo golpee con tanta fuerza que la sangre le salía hasta por los ojos.

!¿CÓMO PUEDES ACEPTARLO SOY TU PUTO HIJO?!

Pero en realidad no estaba sobre él. Estaba de pie, imaginando como lo mataba a golpees. Sin embargo lo que dije, no solo quedo en mi fantasía, escapo de mis labios con mucha mas ira y fuerza. Tenía los puños apretados, listo para lanzarme de verdad y golpearlo hasta que no tuviera mas fuerzas. !NO POdÍAN HACERME ESTO! Eran unos desgraciados.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Alexia Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 547
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Elezear Leblanc


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Sáb Ago 31, 2013 9:07 pm

No tenía estrategia para esto.

Dan inmóvil, la escena tétrica donde la tensión realmente imperaba en el ambiente. No importa que actitud tengas de esto, nada te prepara para saber como de la nada ese ser al que si consideras familia es vendido. Ese hombre frio que era mi padre se encontraba, como siempre tras su escritorio, como si pudiera dominar siempre la situación des de ahí. Esa era siempre su actitud, la fría, la imperialisa y, existió un tiempo en que funcionó en casa, aunque de eso solo quedaban recuerdos viejos. Esos ojos fríos de nuevo pasaron de mi. No era la niña de papá en ese momento, a cambio se estaban ahí, fijos en Dan, y Dante, por su parte lo observaba con tanta furia, tenía que ser, conocía ese crispar de puños, esa respiración. Ninguno de esos hombres le ponía atención a madre, o a mi. Pero madre parecía estar tomando la delantera. incluso pareció obtener una gran satisfacción de ello. ante estaba comprometido con una tipa que.... que importaba!! Dan estaba siendo vendido, cuando alguien pudo pagar su precio..

Repito, no tenía ninguna táctica para eso. No sentí miedo, no era miedo, sin embargo sentí que perdí fuerza, que de repente mi cuerpo había perdido gran parte de su calor. Solo tenía ojos para observar a mi hermano, y solo pude sentir toda esa mezcla de sentimientos, todas ellas a su favor. Dolor, ira, ganas de esconderle de todo mal, de protegerle.. era esa urgencia, como la urgencia que tuve en la tarde, solo que esta, esta tenía que ver con mi sangre, me lo gritaba el ser.

No supe en que momento me puse de pie, solo supe que lo estaba. Dante, mi hermano había gritado, había bramado un reclamo que de verdad se quedó corto. Creo que jamás he tenido un recuerdo tierno de mi mamá, a menos que por ternura se entienda toda esa sarta de vestidos, de arreglos, de adornos que ella compraba para mi. No era cariño, era simplemente el dejar de forma gráfica un status, un poder. No sabía que podía odiar tanto a quien me dio la vida, y ni siquiera era por algo en contra mía, pero que igualmente me hería, al herir a mi hermano. Sus orbes, sus desmeridas orbes intentaron mantener el orgullo y la dignidad que era obvio, hace mucho habían dejado -tu lo planeaste- fuerte y como una declaración de hechos. quien más podría ser tan retorcido?

oh! claro... mis padres. Ellos que en el primer matrimonio lo hizo cada cual por poder y que después, en este matrimonio lo hicieron por interés mutuo... esos dos no deberían conocer el significado del amor. -fuiste tu- volví a reclamar. Dante no estaba demasiado lejos de mi. No no le di una palmadita, no era un premio de consolación, ni un pésame por el matrimonio que a alguien se le había ocurrido.

Surgió el nombre de la novia. No tuve necesidad de arquear mi ceja. Mi sonrisa sarcástica, aquella que solo madre conocía aclaró el panorama. Al infierno con la pose de niña buena. -Isabella... pudiste vender a Dante muchísimo mejor, y por un mejor precio, madre- mi mirada se dirigió ahora a ese hombre, ese que no parecía tener ningún reparo en nada.

Que fortuna que yo tampoco cedería, porque Dan, si bien se podía defender el mismo, se convirtió en mi prioridad.


-no hagan esto- exigí de otra manera, entre exigencia, entre súplica... lo que fuera necesario. -Dan no está ni siquiera en la universidad, too mundo se dará cuenta de que no es el momento adecuado... Papá- si... esto ya era suplica, tanto que ahora estaba yendo hacia el, a tomar su mano, a negociarlo -Papá, no es necesario que hagas esto, no es el tiempo y todo mundo lo sabrá, será demasiado claro... Dante puede hacer tantas cosas- y era verdad, confiaba plenamente en Dante, el mejor si se lo proponía -No hagas caso a lo que madre pudo decir... lo casarás con una cualquiera-

Que por supuesto, no sabía si lo era, pero que me importaba!, lo que sea necesario a cambio de Dante.

Si eso no funcionaba... sería capaz de destruir esta familia, hacerla volar por completo.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Dante Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 361
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Muerta.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Dom Oct 06, 2013 10:06 pm

Estuve a punto de levantar el puño. Iba a ser un verdadero placer hacer sangrar al hombre que tenía delante de mi. Amaría la escena de su rostro pegado a mi puño mientras su cabeza chocaba una y otra vez contra el suelo. Era una escena muy placentera. Haría que le causaba daño cerebral a ver si de esa manera su cochino cerebro aprendía a funcionar mejor. Aquel hombre me daba asco y repugnancia. Se dejaba dominar con facilidad por los placeres de su esposa y por las ambiciones monetarias que le prometía semejante estupidez como casarme. Era un estúpido, un desgraciado, un maldito cobarde del que me daba vergüenza decirle padre. Ni siquiera me hacía frente con la mirada. No, en su lugar, posó sus malditos ojos en Alexia. Que de una forma u otra busco aportar en la situación.

Tuve que mirarle cuando le hice frente a nuestra madre. Espere el golpe. Quise que la golpeara en mi nombre, porque lamentablemente yo no iba a poder ir por aquella vieja desgraciada. Su muerte no sería mas que mi felicidad mas placentera y no estaba sobre exagerando aquella idea. Realmente verla muerta iba a ser un peso menos en mi espalda. Su silencio iba a ser un deleite en mi vida y su estorbo de persona enterrado a tres metros bajo tierra todo un placer mañanero. Tal vez sin tumba por ser una perra desgraciada. Lanzada al mar para los tiburones o hacerla comida para cerdos. Cualquier muerte me daba igual. Mientras no tuviera que volver a verle.

Abrió la boca para replicarle a mi hermana. Y entre otros detalles salió el nombre de mi "prometida". No tenía ni puta idea de quién podía ser. Tal vez sí, pero justo en el momento era lo menos que me importaba. Estaba mas interesado en buscar una manera de transmitir mi odio hacía algo o alguien. Lamentablemente Alexia dejó de ser una ayuda.

Di un paso hacía ella, soltando la fuerza de mi puño. Con la presión me hacía hecho las marcas de mis propias uñas. La observe con total enojo. No era su culpa, pero a mi hermana se le estaba olvidando pensar antes de hablar.

!¿Venderme mejor? !Ja! ¿Venderme mejor? No soy un puto objeto Alexia!

Le grite luego de que hizo sus reclamos. Me tarde en hacerlo, porque a diferencia de con mis padres, yo no veía a Alexia como una amenaza. Tuve que tomarme mis segundos para reponerme y no descargar contra ella la furia que llevaba. La quería demasiado para ponerme con mis deseos de muerte sobre ella, pero eramos hermanos, no significaba que nos llevábamos bien siempre y en esta ocasión su intervención no estaba siendo de gran ayuda para mi.

!No voy a acceder a esta maldita mierda!

Bufé en un grito, y con un grito fui respondido. No fue menos de lo que espere. Si no lo hacía quedaba sin lugar donde estar. Sin herencia, sin casa y asegurado de que mi futuro fuera bloqueado por el poder de mis padres.

Lance todo del escritorio antes de salir. Tire otras cosas por el camino y los deje allí. Hubiera salido de la casa a no ser por la tormenta. Tuve que subir las escaleras hasta el único lugar en toda la casa donde podía estar. Mi habitación. Pero durante el trayecto no deje de maldecirlos e insultarlos con todas las palabras que pude. Tire la puerta con tanta fuerza que pude salirse de un lugar. Me quedo subir la radio a todo el volumen y a tirar todo lo que encontraba cerca de mis manos. Lo lance todo sin fijarme que tomaba.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Alexia Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 547
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Elezear Leblanc


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Dom Oct 13, 2013 4:09 am

Dan no lo había entendido. Como si de verdad alguna vez pensara que el pudiera ser vendido!


No respondí,porque no era el momento, porque no iba a ser de esto una lucha campal entre el y yo cuando no era a el a quien iba a hacerle daño. primero haría las peores atrocidades, pero a el no lo tocaría. Pero el se fue, dejándome sola con un par de padres que aún así, estando yo presente, se referían a el como si el haberse ido sin pelear fuera una constatación de que Dante sería vendido, casi como si me se hubiese arodillado ante ellos.

... Y yo que había pedido, que casi había suplicado unos instantes antes por el... como si e verdad ellos tuviesen un corazón al cual clamar. No eran más que unos arribistas.
La tormenta siguió en todo su apogeo, más fuerte, golpeando con fuerzas la ventana. Los rayos incrementaban más, si es que esto era posible.

Y yo solo quería ir con Dan.


.........................................................................


La cava de nuestra mansión era un buen lugar para estar; la cava había sido abierta por mi. No creo que hubiese llorado alguna vez en todo el trayecto. llorar no era parte de mi.no era algo de Alexia Hudson. Solo era otro día malo, otro día más donde del cielo te mandan en directo al infierno, solo que no me iba a ir sola. Tal vez, solo podría salvar a Dan. Sentí el aire colarse por donde hacia cierto tiempo había estado en una cosa cercana a una obligación. No volví la mirada a esa corriente de aire. no me interesaba si la tormenta pudiera hacer o deshacer en aquella estancia. aún sentía el hormigueo en mi cuerpo. la botella era necesaria; necesitaba adormecer todo eso, pero por otra parte, nada había sido más reconfortante que el sentir como las venas por un momento, parecían tener algo más que sangre. no, no era fuego, pero igualmente, de haber podido, lo habría clasificado como llameante.

y me dirigía a la habitación de ese, mi hermano. Lo único que tenía y valía la pena sin contar con el eco que hacía en mi unos ojos azules y una sonrisa torcida que no debería estar en mi mente, Night. Los relámpagos y la tempestad no paraban en ningún instante, aún cuando comencé a subir con parcimonía esa escalera de caracol, con esos ventanales iluminados por destellos poco gratos, destellos que sin querer, me hicieron pararme por un instante. para observar lo que había dejado en esa puerta abierta de par en par.

curioso es el como todo pasa de repente en tu cabeza, como tu mente toma algo de esa calidad de impacto y te hace repetirlo, tal vez en un intento de lograr tener un poco de control, de encontrar alguna explicación lógica donde no la hay.


Algo en mi se despertó, se despertó al tacto de esa mano delgada y de manicura perfecta. lo que fuera,fue despertado por dos cosas igualmente imperantes. mi necesidad de ir hacia ese chico que ya estaba arriba, que no vería lo que pasaba, por esa necesidad de protección que no me dejaba, que me ahogaba, tan fuerte que sentía que si no lo hacía, si no lograba hacer que estuviera bien, moriría mucho antes que el. No sabía que pudiera sentirme tan protectora, que alguien me doliera más que yo misma. Ahora lo sabía, era mi llamado. El otro motivo, mi otro motivo de despertar fue también, relacionado a Dan, solo que de manera indirecta. Fue odio. Fue un desprecio tan grande que la desee muerta. Algo me erizó. algo me se encendió y sentí un poder, porque eso fue, decirle fuego sería minimizar eso. Fue el poder, un ramalazo de el -apártate- mi voz sonó tan determinada que por un momento,la mujer que me había dado a luz pareció paralizarse y por primera vez temer. Eso duró apenas un segundo su mano en mi brazo me hizo girar sobre mis pies encontrando su estúpido rostro. No, no necesitaba gritar para esto -tu nunca volverás a tocar a mi hermano. Ni en esta vida ni en ninguna otra- el poder se incrementó. esta vez lo sentí en la mente, en algo que estaba justo por salir de mis labios, ahora si, como si fuera un fuego. mi padre se acercó a ella, se acercó a mi. solo me bastó extender mi diestra aún a distancia para que el dejase de moverse. como si algo se lo estuviera impidiendo. No, no era como si "algo" se lo impidiera" el hizo lo que yo quería hacer. mi madre chilló algo que no me molesté ni siquiera en intentar entender -aléjate de nosotros, arpía- se que lo dije con fuerza, se que me quedé contra en todo lo que sentía al respecto. la quería lejos, la quería lastimada y simplemente la empuje, queriendo un espacio para mi.
La mujer que vendió a mi hermano salió disparada por los aires y un golpe seco anunció el como su espalda dio con fuerza justo entre el marco del ventanal. Parte de su cuerpo también golpeo con el vidrio que componía el ventanal el estruendo de el como las cosas habían estallado, como el ventanal había sido roto sonó con demasiada fuerza dentro de mi. Abrí los ojos, sorprendida, mis labios se entreabrieron al saber que la quería muerta y que ahora su cuerpo había caído al suelo, desmadejado. una parte de mi sintió horror, no lo negaré. Estaba aterrada de lo que había hecho, de que mi madre estaba ahí por un deseo mio. La otra parte de mi sabía que esto no había terminado y celebraba ese poder. no haría un mal uso de el.

Me di la media vuelta. quería ir con Dan. era mi objetivo principal. Logre incluso salir del despacho y caminar por el vestíbulo. incluso podía perfectamente ver ala escalera, estar en ese área donde puedes ver hacia el segundo piso, y en el segundo piso también podrían verte. a madre le encantaba el diseño de las mansiones del tipo exhibicionista en ese aspecto. su propia versión de una mansión lujosa de Manhattan del siglo pasado. mi padre me gritó, pero había temor en esa voz. Bravo por el padre tan valiente que me había tocado. prefiría jamás haber tenido nada.

Su cuerpo dejó de estar cerca de mi -no te atrevas o saldrás herido, padre- pero mi advertencia llegó tarde. lo supe apenas lo pronuncie. Las puertas del despacho se cerraron apenas el cuerpo de mi padre había entrado despedido a ese lugar. No supe que había pasado ni como lo logré. quise verlos, asegurarme de su estado y al girar nuevamente, antes de regresar por sobre mis pasos la puerta se entre abrió. Si pudiera hacerlo, si pudiera haber mostrado esa debilidad me habría dejado caer al suelo. me sentía débil, demasiado temblorosa. decidí que un poco de alcohol en mi sistema me tendría perfecta para ir con mi hermano. Solo tomaría unos segundos de más.


.......................................................................

Abrí la puerta, y ni siquiera supe como fue que el no la cerró. Cualquier otro la habría sellado. Yo lo hubiera hecho. dejé la botella donde fuera, en el primer lugar que encontré y, sin decir nada, le abrace. Sentir su calor, su tacto hizo que todo acabara, que mis defensas bajaran por completo -Te amo, Dan- era cierto, le amaba tanto como hermano que podría hacer lo que fuera por el. no dejé de abrazarle y mi lágrimas rodaron silenciosas. había aprendido bien que cuando se llora, se llora, había que hacerlo así. pocas pero bien sentidas.. no sabía si el necesitaba que le dijese que no lo permitiría, pero si sabía esto no iba a dejarlo solo. El silencio de momento fue el mejor amigo de ambos. to abrazándolo, guiándolo hasta su cama para refugiarlo cuanto antes, protegiéndolo de todo lo que pudiera ser capaz, aunque el mañana fuera lo más difícil que pudiera afrontar -siempre estaré contigo, de acuerdo?... no dejaré que nadie se lleve a mi hermano mayor-
Volver arriba Ir abajo
avatar

Dante Hudson
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 361
Ocupación : Estudiante

Pareja Real : Muerta.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   Lun Dic 30, 2013 11:44 pm

Cuando no encontré que otra cosa lanzar y la música seguía sonando me deje caer al suelo. Metido entre el desastre que había hecho, permanecí largo rato. Observe todo lo que había lanzado. Cosas lujosas, muchas de ellas, ahora mas inservibles que antes. Destruí todo aquello que me había hecho amar mi habitación. Los posters, mis delicadas, pero apreciadas cosas decorativas. Entre ellas tonterías que cuando niño adoraba...ahora todo era un mar de chatarra. Solo en la mesa de noche, al lado de la lampara a medio caer, estaba una foto sin tocar. El único rastro de la habitación que no había sido violado por mi coraje.

Me quede observando la imagen largo rato, hasta que la puerta se abrió y Alexia hizo su entrada. Cerré los ojos con su abrazo y se lo devolví con la misma fuerza. Me aferre a ella por un tiempo que pareció infinito. Ella sería la única persona a quién le dejaría verme en este estado. Derrotado, sin el autocontrol de siempre, sin la fuerza. Solo ella podría ver a este Dante sometido.

No llore, ni solloce. Le seguí sin ánimos hasta mi cama y me hice un ovillo entre sus brazos. Siempre dejando de alguna manera ver, que entre los dos, ella tenía el control de estas situaciones.

Yo también te amo Alexia.

Susurré mientras cerraba los ojos. Era la única cosa cierta que podría decir. Creo que todos lo sabían. Mi hermana era lo mas importante, y todos los sabían.....

***

Abrí los ojos lentamente. Abraza aún a mi, sentí a Lexie. Como en los viejos tiempos, dormía a mi lado sin ser una molestia. Tomé su mano con delicadeza y le di un beso. De alguna manera deseaba agradecerle que no me dejara solo. Pese a todo, su compañía siempre me daba la tranquilidad que necesitaba. No pude pedir otra mejor hermana.

Me senté en la cama y la observe. Moví el rostro en negación cuando entendí todo. Diablos, era un imbécil. Me gire para ver la foto en la mesita, ambos sonriendo, burlones, atrevidos y juntos. Ella era lo mas importante y a quién mas quería eso -vuelvo a pensar- lo sabían todos...incluyendo a mis padres. Sus amenazas sabían que no me importarían en lo mas mínimo. No les haría caso. Buscaría la manera de salirme con la mía y joderlos al máximo. Pero había algo que olvide.

Salí de la habitación directo hacía la de ellos. Dormían sobre sus camas plácidamente. Encendí la luz y vi en sus rostros, feas marcas de heridas físicas. Supuse que Alexia había terminado parte de lo que yo había iniciado. Siempre protectora, no lo ponía en duda.

Me acerque a ellos con profundo desprecio.

Venderán como una cualquiera a Alexia. Saben que no voy a permitirlo.

Mi padre se levanto de su lugar y mi madre salió de su cama. Venía su discurso de mierda. Pero la interrumpí sin mirarle. Todo el tiempo le hable al "hombre de la casa".

Su emancipación. Completa y con su parte de la herencia. Todo en ley. Sin la intromisión de ella..

Mire a mi madre con el mas profundo odio que pude tenerle a alguien.

Yo llevare el apellido de la familia. La empresa y todo lo que malditamente quieren y esperan. Pero Alexia queda fuera. Toma mi herencia, quitame todos los putos lujos que dijiste. Lo que desees, pero ya dije mi precio y mi parte del acuerdo.

El día de la boda se llevaría el acuerdo. Fue todo, no necesito decir mas para que ambos entendiéramos. Por supuesto mi madre estúpida como siempre, no comprendió el negocio. Esto solo era otro trato para él. Algo había aprendido de sus gestiones de trabajo y sus aburridas reuniones con otros adinerados. Yo solía aburrirme en esos eventos, y no me pavoneaba entre aquellos señores como lo hacía Lewis, pero no significaba que no hubiera aprendido nada. Por el contrario, había aprendido lo suficiente.

Las peleas eran perdidas de tiempo y esfuerzos. Los acuerdos en cambio, buscaban beneficiar. Ejes del trabajo. Buscar acuerdos que beneficiaran a alguien. Eso estaba haciendo. Favoreciendo a mi hermana porque si no llevaría el peso de mis acciones. Yo bien podría irme, pero las represalias caerían sobre ella para lastimarme a mi. Ellos sabían por donde fastidiar y no podía someterla. Todas las amenazas también le afectarían y no iba a perdonármelo nunca.

Volví a mi habitación con completo silencio y me hice en el mismo lugar donde estuve. Tomé de nuevo la mano de Lexie y le bese de nuevo. Ahora todo estará bien. Pensé antes de volver a dormí. Ahora podía hacerlo tranquilo, porque en lo único que podía estar seguro de nuestro "amado" padre, es que cumplía su parte de cualquier acuerdo.
Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado





MensajeTema: Re: La tormenta (Dante, trama) ✔   

Volver arriba Ir abajo
 

La tormenta (Dante, trama) ✔

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» [Trama Baroque] La Tormenta Mermada y el viento cortante
» Tormenta Navideña Feérica [Trama Oficial]
» Ficha titanica de Aldron (dante)
» [Trama] El prisionero
» Dante -Todo sobre el-

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Secrets! RPG  :: 
▲ Mixtale City
 :: 
❝ Villa Riore
 :: Mansión Hudson
-