ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  


❝ DIRECTORIOS


❝ AFILIADOS ELITE
Medidas 35x35
Fruit of the poisonous tree
Gothic PrincessObliviate!Bewitch The Mindinferio rpg




❝ AFILIADOS NORMALES AQUI

Comparte | 
 

 Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar

Desire Levesque
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 600
Ocupación : Estudiante; Actriz

Pareja Real : --


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)   Lun Jul 29, 2013 11:11 pm

Una tormenta ¿Quién lo diría después de tanto tiempo? Se supone que la nieve debía  ser hermosa, perfecta y misteriosa, tal como cuando era pequeña; pero ahora ese hecho era catalogado como  un desastre que bien podía matar a unos cuantos si no estaban preparados. Obviamente la tormenta arruinaba todo mi itinerario, tuvimos que dejar de grabar ya que nadie se arriesgaría por una película independiente y eso había traído como consecuencia el que yo ahora estuviera en camino al hospital; fue una decisión de último minuto, el ir a visitar al comatoso demente con  problemas para comunicarse. No, no era un acto de caridad; más bien lo pensaba como una solución entretenida a un tiempo de aburrimiento asegurado. Yo estaba sola, él estaba solo; a lo mejor y su lenguaje peculiar lograba sacarme una que otra risa, o al menos eso esperaba ya que la primera impresión no fue del todo agradable. Y el que cargaba con toda la culpa era Lewis, tan simple como eso; él era el causante de todos mis dolores de cabeza y el que me comportara como una bestia, su sola presencia me ponía los pelos de punta.
 
Pude salir justo a tiempo de mi apartamento para que no se me prohibiera el viaje, aunque honestamente no me molestaba el que Mixtale tuviera un gobierno  precavido y atento con sus habitantes; amaba demasiado estar en esta isla, honestamente no sabría que hacer si me tocara dejarla por azares del destino y a todos los que me importaban. Un sinfín de veces había pasado por mi cabeza la magnífica idea de estar con Adele o mi primo durante esta catástrofe, pero me sentiría como una intrusa por alguna razón; después de lo sucedido en el tren, no me hallaba y cada vez que recordaba esa sensación recorrer mi cuerpo, me asustaba y estremecía, y obviamente no quería que nadie conocido me viera con una actitud distinta a la usual.
 
El visitar a Sounte era más que pasar un tiempo de entretención, porque tenía que admitirlo, una persona que acababa de salir de un coma no era de mucha diversión viera por donde lo viera; sentía que le debía algo desde la primera vez que lo vi, era la primer persona desconocida a la que trataba medianamente bien y honestamente sus lapsos de locura no me incomodaban demasiado. Solo quería protegerlo y ya, a lo mejor y el golpe en la cabeza me había transformado en una chica con atisbos de locura en potencia; pero no importaba, mi egoísmo desaparecía en pequeñas proporciones cada vez que pensaba en él. Me tomo algo de tiempo llegar al hospital dadas las medidas de seguridad que se tomaron agregando el medio de transporte que era un asco, pero lo hice a tiempo como para que me dejaran quedar con la excusa de que mi casa se encontraba muy lejos y no tenía lugar donde refugiarme; eran buenas personas los que trabajaban en el hospital, de seguro me hubieran permitido el quedarme sin tener que decir palabra alguna. Solo con una condición: no molestar a los pacientes; no prometí nada, no era muy fanática de seguir las reglas a decir verdad.
 
Con pasos lentos llegue a la habitación del chico, no toque solo entre con un estridente sonido de la puerta golpeando contra la pared; era un suerte que todos estuvieran ocupados alistando el hospital para la fatídica noche que nos esperaba. – Hola cariño, ya llegue – exclame con cierta alegría atemorizante hasta para mi, vale que me quería divertir un rato, todo valía ahora. Me quite el pesado abrigo, la bufanda y guantes para luego depositarlos en la silla que se encontraba en la habitación; me quede parada mirando a la habitación y al chico arbitrariamente – Este lugar es patético – acostumbraba a cosas de buena calidad y finas si se me antojaba; este cuarto era una cárcel a mi parecer, no sabía cómo él lo aguantaba día a día sin saltar por la ventana. Porque yo lo haría.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Sounte J. Sakinoba
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 394
Ocupación : En coma(?)

Pareja Real : No tuvo pareja.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)   Mar Ago 06, 2013 5:12 am


No sabía porqué pero estaba feliz; desde que se despertó, aquél estaba siendo un momento feliz. Sentía que ya no estaba solo, en parte, que tenía compañía aunque nadie le recordarse por quien era él. Ya le había quedado claro que ahí no había magia pues no podía usar la legilimancia y ese arte no necesitaba del uso de la varita si no de una buena cabeza. Su cabeza estaba bien, lo que estaba dañado era, solamente, su cuerpo rehabilitándose.

Quizás sí sabía porqué estaba feliz. Le había pedido a una enfermera que le colocase en la silla de ruedas al lado de la ventana. Ya había empezado a tener un poco de movilidad en los brazos, las piernas aún le bailaban, y pudo apoyarse en el alféizar colocando sus brazos cruzados y la cabeza encima de ellos. Miraba hacia fuera y la vista le parecía preciosa. Al estar en la sexta planta, una de las más altas por no decir la que más, se veía todo lo que, según le habían contado, era Mixtale. No sabía cómo había terminado ahí pero ahora no le importaba. Estaba absorto viendo caer los copitos de nieve que pasaban con velocidad moderada por su ventana. "¿Tendrán límite de velocidad? Como cuando viajas en escoba." Pensó y se giró por si había alguien en la habitación que lo hubiese escuchado a pesar de que lo había pensado. Pero ahí no había nadie. Si hubiese y lo hubiese dicho, quizás lo hubiesen metido al manicomio. Escobas voladoras con límite de velocidad. Pensarían que es absurdo.

-Ya que no estoy en Hogsmeade por estas épocas, me conformo con que nieve.- Sonrió ampliamente y los ojos le brillaban. El pensar en Hogsmeade de nuevo hacía que pensase en sus padres, de los que no sabía absolutamente nada, y sus amigos. "¿Estarán todos como Angel y Albus?" Éstos habían sido cambiados de nombre y eran diferentes, con una personalidad totalmente diferente. Una lágrima le cayó por la mejilla y la chupó con la lengua cuando ya estaba cerca del labio. Estaba algo salada. De hecho, se alegraba de que Angel hubiese cambiado. Era una suerte que ésta no tuviese que volver a soportar a sus padres y ahora Matt moderaba sus palabras respecto a la magia para no hacerle recordar de qué bando era, ganador o perdedor.

La puerta de la habitación se abrió con un fuerte estruendo, que hizo que se girase de repente. El cuello le había hecho crack al girarse por el susto. Ya sabía que no habían mortífagos por ahí pero, aun así, no estaba totalmente convencido de que nadie más recordase la magia. -¿Otra vez aquí, Desire?- Le preguntó. -Ven, mira, no te sientes.- Y le hizo señas con la cabeza para que se acercase. -Está nevando. ¿Te han caído copos en la cabeza? Me encanta la nieve.- Sus palabras eran más cortas, lentas y se podían entender medianamente si estaba tranquilo. -¿No tienes canciones de navidad? Quiero escuchar una canción de navidad. Sounte quiere escuchar una canción.- Le pidió. Iba a ser bueno con ella, como casi siempre desde que la conoció. Aceptó su nombre... muggle por decirlo de alguna manera y que no lo llamasen Matt para no traer aquellos tipos de recuerdo que era mejor ocultar. Por ahora.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Desire Levesque
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 600
Ocupación : Estudiante; Actriz

Pareja Real : --


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)   Miér Ago 07, 2013 1:45 am

Había agarrado más confianza con Sounte, no mucha pero si la suficiente como para tratarlo con normalidad y no ignorarlo o gritarle groserías en la cara-¿Qué bienvenida es esa? – ahora no era tan difícil el comprenderle, aun así tenía que hacer un esfuerzo para entender lo que quería decir; pero no lo quería demostrar, una linda y entretenida charla, eso sería agradable…  no durante horas,  pero si para comenzar – Yo sé que me quieres a tu lado, todos me desean cerca – mi tono era entre divertido y molesto. Era egocéntrica, egoísta y superficial,  y sí que me encantaba el hacerlo notar cuando me convenía;  yo era una persona importante y querida, era popular y conocida por la mayoría de los habitantes gracias a mi trabajo. Muchos desearían el que siquiera les abofeteara, era famosa y tenía demasiados fans; mi tiempo era oro, por lo que Sounte era un afortunado, no todos tenían la suerte de tenerme a su lado… claro, no muchos eran importantes para mí; no como él lo era para mí. A lo mejor mi comportamiento era debido al exceso de trabajo y poca alimentación, si me volvía demente ere preferible el ser buena persona que comportarme como una maniaca asesina.

Me acerque a él sin objetar el que me ordenara, no me sentía amenazada si la orden provenía de su boca; lo normal era que me pusiera histérica si se me dictaminaba cualquier cosa, con Sounte se sentía más amigable que fastidioso. Me posicione a su lado y puse ligeramente mi mano en el alfeizar mientras miraba por la ventana como el caos empezaba en calma – Es preciosa de verdad;  lástima que personas moriran por eso – era realista, me gustaba la nieve pero esta ocasión no sería perfecta ni agradable; le di la espalda a la ventana y me quede viendo una vez más su habitación, de verdad era muy deprimente. – Deberías vivir en un lugar mejor, más colorido; como mi apartamento – sí, el hotel era más alegre y era demasiado entretenido; hasta un enfermo podía curarse más rápido si tenía un ambiente más ameno que la pequeña habitación mal decorada de un hospital. Salí del letargo en el que me había sumergido por varios segundos cuando escuche su petición, gire mi rostro para verlo y solo pude suspirar levemente; el que hablara en tercer persona lo hacía parecer un niño pequeño, por ende, adorable .

- No se canciones de navidad, lo siento – era cierto, la navidad no era una de mis épocas favoritas, ve tú a saber por qué; desde pequeña siempre había aborrecido esa época y no me mostrada para nada interesada en nada relacionado con esta, me sentía enferma tan solo el pensar en la navidad. – Se una canción – el haber actuado en películas me había dado la oportunidad de abrir más puertas, incluso se me permitió el haber cantado para los soundtracks de una película; no me consideraba para nada una buena cantante, pero con esta canción, me sentía cómoda ya quera relajante por su música suave y su letra la asimilaba. Igual, no habia traido ningun reproductor de musica ni mi celular; no creia que fueran de mucha ayuda en una tormenta – Es sobre dormir para nunca despertar ¿Quieres oírla? – le pregunte mientras me dirigía con paso alegre hacia mi abrigo, de este saque una pequeña botella de licor, en menos de nada me acerque una vez más a Sounte y me senté en una silla cerca de él, el estar parada me cansaba. – Te traje a mi pequeño amigo – le mostré con demasiada felicidad el alcohol – Pero está la cuestión de si seras tan valiente para acompañarme a beber o no – era una total ignorante de si Sounte podía beber en su estado actual, dependería de él; la única cosa que me hacía feliz siempre era el alcohol ¿Por qué a él no?
Volver arriba Ir abajo
avatar

Sounte J. Sakinoba
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 394
Ocupación : En coma(?)

Pareja Real : No tuvo pareja.


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)   Sáb Ago 24, 2013 9:27 am


No sabía exactamente qué le incitaba a no contarle la verdad, quién era ella, de dónde venía, por qué él estaba así o por qué él creía que estaba así, etc. Eran muchas cosas y podían llegar a confundirla. Ya puestos, no recordaba cómo había reaccionado ante la mención de su nombre real, el de Angel, pero eso poco importaba ahí. Todo constaba de una vida totalmente opuesta a la que ella llevaba. ”Esperemos que no vaya por el camino de la perdición ya.” Deseó pues, de una vez por todas, ya había dejado de lado su lado mortífago y podía ser diferente, más… “normal”. No es que Matt pensase que los mortífagos no podían ser normales pero, después de todo el daño que habían hecho, él creía que eran, la gran mayoría, anormales magos y brujas que iban en busca del poder y la sangre pura cuando pocas familias puras, puras, puras quedaban ya en la región donde la magia era la predominante.

-No te pongas tan egocéntrica, que te doy una patada y te echo de la habitación.- La regañó. Él era más dócil, como más caballero en parte. No quería que aquella chica más afable que se había convertido en su hermana sin sangre se convirtiese en algo que realmente no era. ”¿Desperté para poder llevarla de nuevo a su rumbo?” Se preguntó con curiosidad. Si era así, ”¿Qué más cosas mal hechas ha hecho esta mujer?” La miró con una cara de seriedad increíble, impropia de alguien que ha salido del coma. Sus ojos no serían capaces de matarla pero sí de avisarle de su enojo.

Mientras miraba por la ventana con adoración viendo caer los copos, un escalofrío recorrió por su cuerpo. Perplejo, giró la cara para mirarla. -¿Cómo puedes ser así?- Le preguntó con dureza, recurriendo a la seriedad de nuevo. -Aunque muera gente, no siempre es culpa de la nieve. ¿Por qué tiene la culpa siempre la nieve de los accidentes o muertes inoportunas? ¿No puede ser que esa persona esté cualquier cosa y se muera?- Nadie le iba a quitar su fascinación por la nieve o la navidad y menos con esos altos índices de mortifageo por la sangre de Angel. Dejó a parte su comentario de la habitación, pero no pudo, y movió su silla como pudo para quedarse de espaldas a la ventana. -¿Qué quieres que viva contigo?- Se rio. -¿Ha sido eso una proposición? ¿Tanto me quieres ya?- Estalló en carcajada. -Pero, ya vez,- dijo señalándose a él mismo con una mano, de arriba abajo -no estoy preparado para algo más… serio.- Volvió a reírse sin poder serenarse.

-¿Cómo que no sabes canciones de navidad?- Preguntó asombrado. No era muy común encontrarse a alguien que no se las supiese. -Yo te canto una entonces. Escucha, eh, es cortita.- Se aclaró la garganta y tosió un par de veces y comenzó a cantar. - El caldero hierve ya, las entrañas mezclarás con escamas de dragón y veneno de escorpión. Dobla, dobla, tanto espanto, fuego ven con humo y llanto. Oh, dobla, dobla, tanto espanto, fuego ven con humo y llanto. Dobla, dobla, tanto espanto, fuego ven con humo y llanto. Huelo el duelo y la maldad.- Cantó una de las canciones más típicas que solían cantarse en Hogwarts.

Se quedó absorto en sus pensamientos, cantando de nuevo, una y otra y otra vez, la canción para sus adentros hasta que vio que Angel se acercaba hasta él de nuevo. La miró con curiosidad, por si había sido capaz de recordar algo pero traía consigo una botella de cristal. La escuchó y no refutó nada. -No puedo beber alcohol, aunque un vasito de hidromiel no me iría mal.- Él no sabía nada del alcohol que rondaba por el lugar en el que estaban y, cuando habían salido él con sus padres, su padre no pedía alcohol fuera de casa. En Navidad sí que, cuando venía toda la familia, su madre preparaba champán, cava, vino y poca cosa más con alcohol pero no reconocía qué era esa botella que ella traía consigo. -¿Qué es lo que llevas ahí? ¿Qué tipo de alcohol es ese?- Le preguntó.
Volver arriba Ir abajo
avatar

Desire Levesque
Harry Potter: 3 Generación
Harry Potter: 3 Generación


Mensajes : 600
Ocupación : Estudiante; Actriz

Pareja Real : --


Ver perfil de usuario
MensajeTema: Re: Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)   Dom Sep 15, 2013 12:41 am

Hice una señal con mi mano para restarle importancia a su primer comentario – Acostúmbrate, porque así soy yo – inevitablemente sonreí de medio lado y puse una mano sobre su hombro – Intenta patearme y ya veremos si sobrevives de una caída por las escalera en tu silla de ruedas – vale, era un comentario mordaz y poco humano; pero, nadie me trataba así con tales palabras burdas y desconsideradas. Se supone se me debía tratar con delicadez y total respeto, era una princesa a fin de cuentas; merecía que todos se arrodillaran a mis pies, mi estatus tanto como mi talento debían servir para ello. Era egocéntrica, lo admitía, hasta incluso cosas peores que eso; pero que me lo echaran en cara ya era un acto tonto al ser tan obvia mi actitud de mimada y superficial.
 
Observe sus ojos al momento en que hizo su pregunta, yo solo pude encoger mis hombros y negar con la cabeza ligeramente; la respuesta era muy sencilla – El mundo es muy duro y terrorífico, si soy débil, me comerá viva – le dije en un susurro audible mientras observaba por la ventana; tal vez era una persona dura que no podía ser sensible ni tener tacto cuando hablaba, pero tenía bases para hacerlo. Por lo menos sabia muy en el interior que si demostraba alguna debilidad muchos se aprovecharían de eso y me usarían, no sabía de dónde sacaba esos pensamientos pero así eran; por eso me mostraba tan indiferente a ciertos sucesos que pasaban a mi alrededor, no tenía por qué preocuparme por los desdichados y desconocidos, no tenia porque hacerlo – Vivir conmigo seria un sueño para ti – decidí ignorar su comentario de la nieve y en vez de eso reírme muy fuerte de sus ocurrencias y desdichas; puede que sí, ya le había agarrado un cariño inexplicable y tampoco sabía el por qué de eso, aparentemente no sabía muchas cosas últimamente. – Cariño, tu comentario me ha hecho tan infeliz; y yo solo que te buscaba para divertirme - mi tono era totalmente irreal, obviamente ni se me había cruzado por la cabeza ese pensamiento; y era raro teniendo en cuenta mi imagen poco puritana – Me consideran una fácil ¿Lo puedes creer? – probablemente él era un ignorante, que digo, lo debía ser en su totalidad; estar en coma lo obligaba a no enterarse por obligación.
 
- Detesto la navidad, no preguntes el por qué porque no lo sé realmente – un suceso mas al que no le podía dar una explicación. Me quede quieta dándole la espalda a Sounte mientras abría su boca para cantar una supuesta canción de navidad, inevitablemente apreté mi mandíbula cuando una sensación de disgusto recorrió todo mi cuerpo; odiaba esa misteriosa canción sin sentido – Cállate, no la vuelvas a cantar; es espantosa – mi tono era de puro y real regaño, mi rostro tampoco era muy amigable; todo debido a esas palabras que me hicieron perder el aliento y obligado a mantener la compostura y así evitar el que golpeara a Sounte con algo. No quería escuchar eso de nuevo, me hacía sentir mal conmigo misma de formas que nunca había presenciado antes; me sentía confundida, pero no podía dejar que se reflejara en mi expresión corporal.
 
-No creas que podrás encontrar hidromiel a estas horas con la tormenta avecinándose – era una bebida inusual, hecha a base de agua y miel en un estado de fermentación; no era un liquido común y personalmente no lo veía porque no daba el mismo efecto que los verdaderos licores, aparentemente no podría darle ese pequeño gusto a Sounte esta noche. Mi repentino malgenio se había esfumado rápidamente, no quería estar de mal humor por razones que no llegaba a comprender ni a explicar; estaba muy liada conmigo misma últimamente – Es vodka, no creo que las Madres Teresas de afuera te prohíban beber un poco – abrí la botella y en la tapa de esta serví algo de licor para luego ofrecérselo a Sounte con una sonrisa picara en mi rostro; yo preferí darle un trago desde la misma botella porque no se me antojaba el buscar un recipiente más digno – Anda, se valiente; solo es un sorbo nada mas – quería que bebiera, al menos el contenido de esa pequeña tapa

Eres muy raro ¿Lo sabías? Creo que estás loco, dices cosas que no tienen sentido – y era verdad, no comprendía nada del significado de lo que decía.
Volver arriba Ir abajo

Contenido patrocinado





MensajeTema: Re: Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)   

Volver arriba Ir abajo
 

Hasta el más inadaptado debe relajarse (Sounte-Trama)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» La longitud del título del tema debe ser entre 10 y 255 carácteres[Razas]
» Hasta pronto, fue un placer. ♥
» Linea del tiempo: Desde el nacimiento de digimon hasta la actualidad
» No Es Un Adios Sino Un Hasta Luego
» ¿Dulce y picante? debe de ser un jalebi (Juri) [+18] [01/05/2018]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Secrets! RPG  :: 
▲ Mixtale City
 :: 
❝ Edificios de Emergencia
-